1 de septiembre de 2008 / 18:23 / en 9 años

ANALISIS-Líderes de América Latina, en guerra con la prensa

Por Fiona Ortiz

BUENOS AIRES (Reuters) - Algunos presidentes tildan a reporteros de “sucios,” “bestias salvajes” y “terroristas” mientras que otros sólo los ignoran, en una guerra abierta entre los medios y los Gobiernos de América latina.

Desde México a Argentina, los diarios, la radio y la televisión -muchas veces aliados con la oposición- están tomando su venganza con una negativa cobertura de los líderes políticos de la región.

La creciente agresión entre los medios y los presidentes está polarizando la visión política, poniendo en riesgo la libertad de prensa y dañando la democracia, dijeron expertos.

“Lo que se replica en muchos países de Latinoamérica es una actitud casi constante confrontativa de los gobernantes a la prensa que no le es afín,” dijo Gonzalo Marroquín, editor de un diario guatemalteco.

“Es una actitud de intolerancia y en el fondo antidemocrática,” agregó Marroquín, que preside la comisión de libertad de prensa de la Sociedad Interamericana de Prensa.

Pero Marroquín también dijo que algunos medios han perdido credibilidad al tomar abiertamente partido contra líderes en vez de criticar pero desde una posición más fría.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, el de Bolivia, Evo Morales y el de Ecuador, Rafael Correa, son quienes sostienen la retórica contra lo medios de manera más intensa.

No sólo usan los tres duras palabras contra los reporteros, sino que han impulsado o amenazado con impulsar leyes o reformas constitucionales que podrían limitar la libertad de manifestar libremente las ideas.

Chávez fue duramente criticado el año pasado cuando decidió no renovar la licencia a la estación de televisión más vista del país y la reemplazó con un canal sostenido por el Estado.

Morales, quien molestó a los sectores conservadores con su intención de reformar la constitución boliviana y quebrar las grandes tenencias de tierra, enfrenta una dura batalla con los medios de su país.

En Bolivia la mayoría de los cinco canales de televisión, los 18 diarios y las tres estaciones de radio son opositores a Morales, dijo Erick Torrico, director del Observatorio Nacional De Medios, un grupo privado de investigaciones.

“Esto se ha ido traduciendo también en cada vez más frecuentes agresiones a periodistas y a instalaciones y vehículos de medios. Era algo que no acontecía en Bolivia casi nunca, el periodista era alguien muy respetado,” dijo Torrico.

La respuesta de Chávez frente a la “agresión” mediática fue destinar fondos a radios y diarios que apoyan al Gobierno. En el 2005 lanzó la cadena de televisión de América del Sur Telesur con el objetivo de dar apoyo a sus políticas y las de sus aliados en la región.

En consecuencia, la prensa venezolana se encuentra tan polarizada que los canales pro y en contra de Chávez parecen estar informando sobre dos países diferentes.

Chávez también financia radios bolivianas de habla hispana e indígena que apoyan a Morales.

En las cumbres presidenciales de la región han comenzado a florecer “periodistas revolucionarios” que en conferencias de prensa se toman el tiempo de alabar a los líderes que les simpatizan antes de hacer preguntas que permiten a los mandatarios reafirmar sus convicciones.

“Los políticos han cooptado a muchos buenos periodistas y los transformaron en actores políticos. Esta polarización política ha estrangulado el desarrollo del periodismo,” dijo Fernando Ruiz, un profesor de comunicaciones de la Universidad Austral de Argentina

AMENAZAS DE MUERTE

La presidenta argentina, Cristina Fernández, restringió al mínimo el contacto con la prensa mientras que el mandatario colombiano Alvaro Uribe, de tendencia conservadora, reprendió abiertamente a algunos periodistas que, más tarde, recibieron amenazas anónimas de muerte.

La confrontación entre la prensa y los mandatarios ha producido un periodismo de menor calidad, luego de que la profesión viviera un resurgimiento en la década de 1990 tras los peligrosos años 70 y 80, cuando las dictaduras militares de la región persiguieron y asesinaron a muchos reporteros.

“Hay muchos medios de comunicación que han hecho poco periodismo y mucha política,” dijo Ruiz, que también es experto en periodismo y democracia en América Latina.

De todos modos, agregó el docente, es una amenaza para la democracia cuando los presidentes no reconocen la legitimidad de los medios independientes. “Es un retraso enorme,” dijo.

Correa afirmó recientemente que los grupos de medios son una amenaza para la democracia y su programa de reformas.

“Así como una prensa libre es fundamental para la democracia, es nefasto para una democracia (que haya) medios de comunicación que no defienden la verdad, defienden bolsillos.”

“A los dictadores les irrita la libertad de prensa,” dijo Correa durante su visita a Paraguay para la asunción del presidente de centro izquierda Fernando Lugo.

“A los dictadores les irrita la libertad de prensa,” le respondió en una editorial el diario paraguayo ABC Color, tras asegurar que no necesitaba lecciones sobre control de prensa tras sufrir la censura durante los 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner.

Reporte adicional por Alonso Soto en Quito, Eduardo García en La Paz, Hugh Bronstein en Bogotá y Brian Ellsworth en Caracas

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below