1 de noviembre de 2007 / 15:10 / hace 10 años

ENFOQUE-Cine A. Latina crece, lejos de espectadores de la región

5 MIN. DE LECTURA

Por Fernanda Ezabella

SAO PAULO (Reuters) - Hay buenas noticias sobre el cine latinoamericano, aunque muchas veces tenga que dar la vuelta al mundo para alcanzar a los espectadores de la región.

Si bien parece imperar un optimismo en el sector gracias a los incentivos al cine de países como Venezuela, México y Ecuador, el resultado final no logra mostrarse en la propia región, inundada por filmes estadounidenses de gran presupuesto.

"Incluso estando tan cerca, es muy difícil ver filmes latinoamericanos en América Latina," dijo a Reuters el director ecuatoriano Daniel Andrade, quien exhibió en la Muestra Internacional de Cine de Sao Paulo su primer filme "Esas no son penas," sobre mujeres en Quito.

"Para tener una idea, 'Cidade de Deus' y 'Central do Brasil' sólo llegaron a Ecuador debido a las distribuidoras norteamericanas," señaló Andrade, y agregó que la película 'Carandiru' del brasileño-argentino Héctor Babenco no llegó al país.

El monopolio de las grandes distribuidoras de cine de Estados Unidos y de Europa fue tema recurrente en los debates del festival paulista, que atrajo a directores de varias partes de América Latina.

Según ellos, sus filmes precisan llegar a festivales de cine internacionales, como el de Cannes o Venecia, para conseguir algún sitio en los medios y ser comercializarse en el exterior, incluyendo otros países de América Latina.

Pirateria

En Brasil, que junto a Argentina y México tiene la industria más dinámica del continente, hay dificultades para absorber los propios filmes nacionales, cerca de 70 por año, incluso en un mercado con más de 2.000 salas de cine.

Esta situación hace que se dificulte el ingreso al país de películas de otras naciones.

"¿Cómo armar espacio en el mercado, hegemonizado por el filme norteamericano, para toda la producción brasileña y también para cinco títulos cubanos?," preguntó la investigadora Maria do Rosário Caetano, quien fue mediadora de los debates en la Muestra de Sao Paulo.

Una forma de burlar esa escasez cinematográfica dentro de su propio continente termina siendo la copia pirata, como sucede en Bolivia, país que no disfruta del mismo panorama optimista de sus vecinos, según el director Marcos Loayza.

"Las personas que les gusta el cine en Bolivia tienen dos opciones. O viajan fuera o compran sus copias piratas," dijo a Reuters Loayza, quien exhibió su cuarto largometraje en Sao Paulo, el documental "El Estado de las Cosas."

"Y en las copias piratas, existe de todo (...) hay como un circuito cultural dentro de la piratería, donde se puede encontrar cine latinoamericano, griego, iraní," continuó el director, afirmando que su país tiene menos de 50 salas de cine.

Las Buenas Noticias

Las producción de películas en Venezuela, que algunos años atrás no pasaban de la media docena por año, prácticamente se triplicará en el 2008, gracias al Gobierno proteccionista de Hugo Chávez.

La directora venezolana Mariana Rondón, que visitó Sao Paulo para exhibir su segundo largometraje, "Postales de Leningrado," contó las complicaciones que tuvo para distribuir su primer filme en 1999.

La película ni siquiera fue exhibida en Venezuela, simplemente porque los distribuidores no estaban interesados.

"¡Fue así de radical!," dijo Rondón, cuyo filme reciente fue elegido por Venezuela para disputar el Oscar en el 2008.

Esta vez, su nuevo trabajo está en cartel desde hace cerca de 10 semanas en Venezuela, gracias a una nueva ley que obliga a los distribuidores a dar dos semanas de sala a los filmes nacionales. Si a la película le va bien, continúa en exhibición.

El Gobierno de Ecuador, país que no pasa de tres estrenos por año, dará una ayuda financiera a tres o cuatro filmes en el 2008.

En México, con una industria más establecida, los directores también aprovecharán leyes recién aprobadas, donde las empresas pueden invertir en proyectos y deducir del impuesto a la renta.

"Hay una pequeña revolución del cine en México, con muchas personas y empresas llenas de dinero," dijo el director mexicano Sergio Umansky, que también estrenó un largometraje este año, "Mejor es que Gabriela no se muera," una sátira a las telenovelas.

"Pero espero que los filmes comiencen a ser conocidos, vistos, y no sólo los de grandes estudios," dijo Umansky, quien pasó siete meses buscando una distribuidora, sin éxito hasta el momento.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below