1 de febrero de 2008 / 15:08 / en 10 años

El Thyssen presenta a Modigliani frente a sus maestros y amigos

Por Raquel Castillo

MADRID (Reuters) - Devolver a Modigliani la dignidad académica que se merece, más allá de reafirmar su éxito popular a lo largo de varias generaciones, es el último proyecto del Museo Thyssen-Bornemisza español, que trata de presentar al artista italiano en un diálogo directo con sus maestros y amigos.

"Modigliani y su tiempo," que podrá visitarse entre el 5 de febrero y el 18 de mayo en las salas del madrileño Museo Thyssen y de la Fundación Caja Madrid, reúne 126 obras procedentes de museos y colecciones privadas de todo el mundo, como la Tate de Londres, el MoMA de Nueva York o la National Gallery of Art de Washington.

Frente a las retrospectivas de este artista del siglo XX que se han multiplicado recientemente en las distintas capitales europeas, esta muestra pretende poner a Modigliani a la altura de sus maestros (Paul Cézanne, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec o Pablo Picasso), así como de sus contemporáneos y amigos (Marc Chagall, Jacques Lifchitz o Tsugouharu Foujita).

De este modo, abarca el conjunto de su obra dividida en estos dos grandes apartados a través de pinturas y esculturas contrapuestas.

"La nuestra no podía ser un intento oportunista y comercial de explotar la fama de Modigliani, y tenía que ser un intento de devolver a Modigliani la dignidad académica que perdió, o que nunca tuvo (...) rehabilitarlo o reivindicarlo desde el punto de vista de los estudios historiográficos serios," dijo el viernes Guillermo Solana, conservador Jefe del Museo Thyssen-Bornemisza.

En la presentación de la muestra, Solana definió al italiano como "una leyenda de la historia del arte por aclamación popular," cuya fama "se cimenta en la adoración de varias generaciones."

Sin embargo, destacó que su reconocimiento académico no ha sido parejo a este éxito, posiblemente debido a que no se encuadró en ningún "ismo" de la época, o no fue lo suficientemente radical.

Modigliani, cuya pasión era la escultura pero que tuvo que concentrarse en la pintura a causa de la tuberculosis, persiguió el empeño de crear un nuevo ideal de belleza moderno, que le hizo ganarse el favor del gran público hasta su muerte prematura a los 35 años.

Este artista nacido en Livorno en 1884 estuvo siempre abierto a los movimientos de la vanguardia de París, ciudad a la que se trasladó a los 18 años y en la que conoció a Picasso y al grupo de artistas que le rodeaban como Wilhelm Apollinaire o Max Jacob, entre otros. No obstante, siempre se mantuvo independiente.

"Toma los elementos de la pintura y la escultura de principios del siglo XX y forma su propio estilo con atención a los valores clásicos y a la idea de belleza," afirmó Solana.

El comisario de la exposición, Francisco Calvo, definió esta muestra como una exposición "singular" en la que puede verse cómo se fraguan los prototipos del artista en diálogo con sus colegas.

"El primer Modigliani realmente explicado con cosas que se ven, confrontado a las obras que hacen que Modigliani sea Modigliani," concluyó.

Reporte de Raquel Castillo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below