Personaje Hathaway en nuevo filme desata rumores de premios

jueves 4 de septiembre de 2008 13:02 GYT
 

Por Silvia Aloisi

VENECIA (Reuters) - El rol oscuro de Anne Hathaway en "Raquel Getting Married," que se estrenó esta semana en Venecia, está generando tempranos rumores de un Oscar, con muchos críticos elogiando que la actriz haya dejado de lado anteriores personajes cómicos y de cuentos de hadas.

En el drama familiar dirigido por Jonathan Demme, Hathaway interpreta a Kym, una paciente en recuperación de su adicción a las drogas que deja un centro de rehabilitación para asistir a la boda de su hermana.

Su agudeza y necesidad de atención sirven como catalizadores para las largas tensiones latentes a punto de explotar en la familia, forzándola a confrontar su sentido de culpa sobre la muerte de su pequeño hermano.

"Una Anne Hathaway digna de un premio da a la historia un foco central claro," escribió Hollywood Reporter, mientras la publicación rival Variety la llamó "frágil, furiosa, excelente."

Hathaway, conocida por sus apariciones en "The Princes Diaries" y "The Devil Wears Prada," dijo a Reuters el jueves que era muy prematuro pensar en premios.

"Es el inicio de septiembre y si comienzo a preocuparme por rumores ahora no llegaré a Navidad," dijo en una entrevista.

"No podría estar más feliz con esta película, pase lo que pase con ella. Si no tiene buena taquilla o si nunca gana un premio, es muy exitosa para mí," agregó la actriz de 25 años.

Hathaway agregó que Kym ha sido el rol más complejo que le ha tocado interpretar en su carrera.   Continuación...

 
<p>El rol oscuro de Anne Hathaway (en la foto) en 'Raquel Getting Married', que se estren&oacute; esta semana en Venecia, est&aacute; generando tempranos rumores de un Oscar, con muchos cr&iacute;ticos elogiando que la actriz haya dejado de lado anteriores personajes c&oacute;micos y de cuentos de hadas. En el drama familiar dirigido por Jonathan Demme, Hathaway interpreta a Kym, una paciente en recuperaci&oacute;n de su adicci&oacute;n a las drogas que deja un centro de rehabilitaci&oacute;n para asistir a la boda de su hermana. Photo by Max Rossi/Reuters</p>