6 de febrero de 2008 / 0:59 / hace 10 años

'Sambódromo' de Río estalla con ritmo, color y sensualidad

Por Julio César Villaverde

RIO DE JANEIRO (Reuters) - El “sambódromo” de Río de Janeiro estalló al son de febriles ritmos, color, disfraces y sensuales bailarinas prácticamente desnudas, en el inicio del concurso de sambas que constituye la perla del famoso carnaval de Brasil.

La primera jornada del certamen terminó en la madrugada del lunes tras el pasaje por la avenida de 700 metros de seis de las 12 “escolas de samba” que disputan el título de campeona con carros alegóricos, y reyes, geishas, indios y hasta pollos asados danzando.

Con más de 4.000 integrantes, la escuela Sao Clemente recordó el bicentenario de la llegada a la ciudad de la corte de Portugal, con el tema “El clemente de Joao VI en Río: el redescubrimiento de Brasil.”

En el grupo inicial, destacó el travesti Rogeria, vestido como reina con los colores negro y amarillo de la agrupación, superando en atracción al carro alegórico que portaba al rey, amante de los pollos asados, y su consorte Carlota.

“Hice de todo para parecer una loca, sólo que no me rasqué el cabello porque estoy usando pegamento y alcohol,” dijo Rogeria a Reuters al final del desfile, aludiendo a la insanía de María, madre de Joao VI.

La escultural modelo Viviane Castro, disfrazada de india con apenas un collar, un penacho y alas de plumas, sacudió el sambódromo. Un minúsculo “tapa sexo” era invisible mientras recorrió la larga avenida bailando sensualmente.

“Me siento súper despreocupada por el hecho de estar desnuda. El carnaval es mucha alegría, uno no piensa acerca de otras cosas,” dijo a Reuters la exuberante danzarina, de 25 años, antes de desfilar.

Los gigantescos y coloridos carros alegóricos de Sao Clemente, que como los de las otras escuelas se construyen durante meses a un elevado costo, se desplazaron al ritmo de tamboriles, baterías y cánticos recordando la herencia cultural portuguesa.

CRISOL DE RAZAS

En otro homenaje a la inmigración que convirtió a Brasil en un crisol de razas, Porto da Pedra, bajo una pertinaz llovizna, rememoró los 100 años de inmigración japonesa.

Un carro alegórico representó al navío Kasato Maru, que trajo al primer grupo de japoneses a Brasil a principios del siglo XX.

Por su parte, Académicos del Salgueiro encantó al público con un homenaje a Río de Janeiro, mostrando las bellezas de la “cidade maravilhosa” y relatando su historia, también desde la llegada de la corte portuguesa en 1808.

Sus destellantes carros incluyeron uno con una reproducción del estadio Maracaná. El veterano jugador Edmundo, del Vasco da Gama, desfiló en el ala inicial.

Portela lanzó un grito de alerta sobre la fragilidad del medio ambiente y el peligro del calentamiento global, titulando su tema “Reconstruyendo la naturaleza, recreando la vida: el sueño se vuelve realidad.”

La agrupación representó la flora y fauna que sobreviven a las amenazas externas, incluyendo un gigantesco tigre que movía su cabeza.

Pero cerró su tema con un mensaje de esperanza, mediante un carro que representó la recuperación de los glaciares y su fauna, y la reconciliación del hombre y la naturaleza.

En la madrugada del lunes, cerró la primera jornada Viradouro, que expuso la temática “Es de erizar” y sorprendió con un carro en que carnavaleros vestidos de blanco lucían sus bocas amordazadas.

La alegoría sustituyó a la del Holocausto, prohibida la semana pasada por una juez, a pedido de la comunidad judía local, por pretender representar el genocidio cometido por los nazis con esculturas de esqueléticos cadáveres.

Otras seis agrupaciones desfilarán en la noche del lunes y madrugada del martes, en un concurso para el que las escuelas se preparan durante todo el año, con gastos de millones de dólares, en parte provenientes de aportes de la Alcaldía.

En contraste con el lujo desplegado en el “sambódromo,” donde en exclusivos palcos se dan cita políticos, artistas y hasta personalidades de todo el mundo, las calles de Río y de virtualmente todas las ciudades y pueblos de Brasil continuaron viviendo el lunes el carnaval.

Sólo en la “cidade maravilhosa,” decenas de “blocos” o grupos organizados atraían a miles de personas que danzan y beben cerveza día y noche al son de estridentes músicas.

Reportaje adicional de Fernanda Ezabella, Denise Luna y Andrei Khalip; Editado por Guido Nejamkis

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below