Muere Tata Güines, leyenda cubana de las tumbadoras

lunes 4 de febrero de 2008 11:07 GYT
 

LA HABANA (Reuters) - Tata Güines, el percusionista más famoso de Cuba, murió el lunes a los 77 años, dejando a la música tradicional cubana sin otra de sus leyendas.

Federico Arístides Soto, también apodado "Manos de Oro" por su dominio de las tumbadoras, revivió la fama internacional al final de su vida con su participación en "Lágrimas Negras," un disco lanzado en el 2004 por el cantaor español Diego El Cigala y el pianista cubano Bebo Valdés.

"Falleció lamentablemente a las cuatro de la madrugada de hoy, víctima de una infección renal (...) Una pérdida lamentable para la música cubana," dijo la emisora estatal Radio Rebelde.

Es la última baja que estremece a la vieja guardia de la música tradicional cubana. El tiempo y la edad se llevaron en los últimos años a otras leyendas como Compay Segundo, Ibrahim Ferrer y Pío Leyva.

Cuentan que Soto fabricó de niño sus primeras tumbadoras en Güines, su ciudad natal en la provincia central Matanzas, con una "latica de chorizos y otra de leche condensada."

Inventor de una peculiar forma de tocar con las uñas, Güines hizo vibrar sus tumbadoras hasta en la Sinfónica Nacional de Cuba.

Güines comenzó en 1943 como bongocero y contrabajista en el grupo Ases del Ritmo.

Su carrera internacional despegó en la década de 1950, cuando grabó con Israel "Chachao" López -el "inventor" del mambo- y con Arturo "Chico" OFarrill.

Autor de "Perico no llores más" o "Mami dame el mantecado," Güines grabó su primer disco como solista recién en 1994.   Continuación...