4 de agosto de 2008 / 14:45 / hace 9 años

Rusia despide al héroe de la disidencia Alexander Solzhenitsyn

<p>Los rusos lloraban el lunes la muerte del escritor Alexander Solzhenitsyn, el disidente cuyas cr&iacute;ticas a la tiran&iacute;a del poder sovi&eacute;tico lo convirtieron en una de las figuras m&aacute;s valientes del siglo XX. Solzhenitsyn, premio Nobel de Literatura, muri&oacute; de un fallo card&iacute;aco el domingo por la noche en su casa de Mosc&uacute;, a los 89 a&ntilde;os. Photo by Alexander Natruskin/Reuters</p>

Por Maria Golovnina

MOSCU (Reuters) - Los rusos lloraban el lunes la muerte del escritor Alexander Solzhenitsyn, el disidente cuyas críticas a la tiranía del poder soviético lo convirtieron en una de las figuras más valientes del siglo XX.

Solzhenitsyn, premio Nobel de Literatura, murió de un fallo cardíaco el domingo por la noche en su casa de Moscú, a los 89 años.

El lunes, un coro de voces en todo el mundo expresó su pesar por la desaparición de un hombre cuya experiencia reflejó el horror de los campos de trabajo de Josef Stalin y se convirtió en la conciencia de Rusia.

Mikhail Gorbachev, el último líder soviético, describió a Solzhenitsyn como “un hombre de un destino único cuyo nombre permanecerá en la historia rusa.”

Su funeral se realizará el miércoles en el monasterio medieval Donskoi, en Moscú, y Solzhenitsyn será enterrado ese mismo día cumpliendo con su testamento, dijo un portavoz de la Iglesia Ortodoxa rusa.

El presidente Dmitry Medvedev y funcionarios rusos de alto rango, al igual que líderes mundiales como el presidente francés Nicolas Sarkozy y el estadounidense George W. Bush, enviaron sus condolencias.

“La muerte de Alexander Isayevich Solzhenitsyn es una gran pérdida para toda Rusia,” dijo en un telegrama el primer ministro Vladimir Putin, ex agente del servicio de seguridad KGB que lideró una campaña de persecución en su contra.

Prohibido durante mucho tiempo, Solzhenitsyn obtuvo su fama inicial gracias al líder soviético Nikita Khrushchev, quien permitió la publicación en 1962 de su obra “One Day in the Life of Ivan Denisovich,” que describe la horrorosa rutina en un campo de trabajo.

En 1970 ganó el premio Nobel de Literatura por su trabajo, que incluía “Gulag Archipelago,” una crónica de las experiencias suyas y de otros miles de prisioneros.

Con sus libros, sacudió las conciencias al revelar oscuros secretos del Gulag, la red de campos de prisioneros donde millones de rusos murieron durante las purgas de Stalin. Algunos leían y distribuían los libros en la clandestinidad, temiendo la persecución estatal.

En 1974, fue privado de su nacionalidad y enviado a la Alemania Occidental por negarse a mantener silencio sobre el pasado de su país.

Se convirtió en ícono de la resistencia al sistema totalitario desde su casa en Vermont, Estados Unidos.

Solzhenitsyn no quiso volver a Rusia hasta después de la caída de la Unión Soviética, cuando decidió regresar en un largo viaje en tren desde Vladivostok, en la costa del Pacífico, hasta Moscú en 1994.

Los dirigentes postsoviéticos le rindieron grandes tributos, pero él se mostró cada vez más crítico con la situación del país, denunciando la corrupción y las influencias occidentales. Sin embargo, permaneció casi recluido en su casa de las afueras de Moscú y no desempeñó ningún papel público importante.

Escrito por Maria Golovnina; Reporte adicional de Conor Sweeney, Anatoly Titkin, Valery Stepchenkov. Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below