JUEGOS-Jugadoras de voley playa se aprovechan de la imagen sexy

martes 5 de agosto de 2008 10:12 GYT
 

PEKÍN (Reuters) - Cuando el voleibol de playa se unió al programa de los Juegos Olímpicos en Atlanta 1996, los críticos se quejaban de que fue incluido simplemente por los espectaculares cuerpos bronceados exhibidos en los bañadores.

Aunque es cierto que el "sex appeal" vende en esta modalidad deportiva, los jugadores dicen que sacan energía de la atención que despiertan y que no se ven a sí mismo como oscuros objetos de deseo.

"Me siento enérgica. Soy una deportista, estoy poniéndome más fuerte todo el rato y este es mi uniforme," dijo la estadounidense Kerri Walsh, pasando su mano por un bikini negro y blanco.

"No me siento explotada para nada. Esperamos sólo animar a la gente a estar sanos y en forma. Nuestro estilo de vida es tan maravilloso," afirmó.

Según las reglas olímpicas del voleibol de playa, los bikinis deben tener al menos siete centímetros de ancho en la cadera -- ni indecentemente pequeño, ni tampoco excesivo.

La talla "brasileña" también ofrece un cierto estilo y glamur en playas como la de Copacabana, muy conocidas tanto por su atractivo sexual como deportivo.

Las mujeres tienen la opción de jugar en bañador pero la mayoría prefiere no hacerlo porque es muy incómodo cuando se mete arena.

Los hombres deben llevar bañadores al menos 10 centímetros por encima de la rodilla y camiseta sin mangas.

"No me importa nada la imagen. Sencillamente sales ahí fuera y juegas con el apoyo del público," dijo la brasileña Renata Ribeiro.

"Si el atractivo físico ayuda a dar ese apoyo, entonces bienvenido sea."

(Reporte de Jane Barrett. Editado por Nelson Acosta)

 
<p>Cuando el voleibol de playa se uni&oacute; al programa de los Juegos Ol&iacute;mpicos en Atlanta 1996, los cr&iacute;ticos se quejaban de que fue incluido simplemente por los espectaculares cuerpos bronceados exhibidos en los ba&ntilde;adores. Aunque es cierto que el 'sex appeal' vende en esta modalidad deportiva, los jugadores dicen que sacan energ&iacute;a de la atenci&oacute;n que despiertan y que no se ven a s&iacute; mismo como oscuros objetos de deseo. Photo by (C) PASCAL LAUENER / REUTERS/Reuters</p>