Paparazzi no están obligados a presentarse en caso muerte Diana

martes 6 de noviembre de 2007 14:30 GYT
 

Por Michael Holden

LONDRES (Reuters) - Francia rechazó un requerimiento para obligar a los paparazzi que persiguieron el auto de Diana de Gales, en un túnel de París donde murió en un fuerte choque, para dar su testimonio en una investigación sobre la muerte de la princesa, dijo el martes el juez de instrucción británico.

La evidencia de los fotógrafos es considerada crucial para ayudar al jurado de la investigación en Londres a dilucidar qué pasó el 31 de agosto de 1997, cuando Diana y su pareja Dodi al-Fayed murieron cuando su limusina chocó a gran velocidad.

"Las autoridades francesas fueron invitadas, en vista de la importancia de los paparazzi para esta investigación y debido a la posibilidad de algún malentendido, a revisar su decisión de no obligarlos a presentarse a dar evidencia por video conferencia," dijo el juez de instrucción de la Corte de los Lores Scott Baker.

"Sin embargo, los paparazzi no serán forzados a presentarse y, como ya he explicado, no tengo poder para obligarlos a dar evidencia," dijo Baker en un comunicado, agregando que estaba decepcionado con la decisión de las autoridades francesas.

La semana pasada Stephane Darmon, un motociclista que llevó al fotógrafo Romuald Rat alrededor de París en busca de una imagen exclusiva de la mujer más fotografiada del mundo, compareció voluntariamente a través de una video conferencia desde París.

Sin embargo, se cree el duro trato que recibió Darmon por parte de algunos abogados de la investigación hará que otros paparazzi desistan de dar evidencia. Francia quedó preocupada por el hostil interrogatorio.

Bajo la ley británica, se necesita una investigación para determinar la causa de muerte cuando alguien muere por causas no naturales, pero el juez de instrucción no tiene poder para obligar a nadie que esté fuera del país a comparecer a la corte.

Scott Baker dijo que las autoridaddes francesas habían dado dos razones para justificar su decisión.

"La primera que los individuos involucrados y sus abogados han insistido fuertemente en que ya entregaron evidencia en varias ocasiones y no tienen nada nuevo que decir," dijo Baker.

"La segunda es que no estaba claro si la ley francesa permitía que las cortes obliguen a una persona a comparecer a audiencias no criminales," agregó el juez.