ENFOQUE-Ecuador contra el tiempo para salvar patrimonio cultural

jueves 21 de febrero de 2008 11:00 GYT
 

Por Alexandra Valencia

QUITO (Reuters) - El Gobierno de Ecuador buscaba desde octubre un héroe nacional. Los interesados en obtener el título debían proporcionar a las autoridades locales pistas para recuperar una de sus mayores joyas patrimoniales que fue robada de un convento religioso al sur del país.

La custodia de la ciudad andina de Riobamba es una estructura de oro y plata de más de un metro de alto con incrustaciones de más de 3.500 piedras preciosas, confeccionada con aportes de familias de la clase alta en el siglo XVIII.

El desesperado llamado para encontrar la joya religiosa no tuvo eco entre los ecuatorianos, pues ser un héroe no es una actividad rentable como el tráfico ilegal de obras de arte y piezas arqueológicas, un mercado que mueve miles de dólares en el país, según las autoridades.

Pese a ello, la policía ecuatoriana conjuntamente con su par colombiana encontraron una parte de la custodia, una cruz de unos 15 centímetros de oro adornada con piedras preciosas, y otros objetos religiosos en viviendas entre Pereira y Bogotá.

Pero la acción resultó tardía, debido a que los cuatro meses que estuvo desaparecida fueron suficientes para aparentemente fundirla en partes, alejando la posibilidad de recuperar una de las piezas más importantes del patrimonio cultural.

La pérdida de la joya evidenció la debilidad del país para proteger su patrimonio, cuyo robo paulatinamente crece alentado por la gran demanda de obras coloniales en el mercado mundial, la ausencia de un inventario y la carencia de seguridad en las instalaciones religiosas.

En casi una década, al menos unas 3.780 piezas, entre pinturas, esculturas, arqueología y otros bienes, incluidas unas 2.011 estampillas postales de una colección, han sido robadas de iglesias, conventos y museos en diferentes zonas del país, según datos de la Interpol en Ecuador.

El hecho alentó al Gobierno a declarar en emergencia al patrimonio cultural ecuatoriano, lo que permitirá mover unos 20 millones de dólares para crear un inventario de las piezas, a fin de determinar su estado, ubicación y características.   Continuación...