10 de septiembre de 2008 / 16:44 / en 9 años

ENFOQUE-Moda mexicana lucha por sobrevivir a dominio español

Por Anahí Rama

MEXICO DF (Reuters) - Dos mujeres que trabajan en la misma oficina en México pueden encontrarse un día con una desagradable sorpresa: llevar el mismo suéter, la misma falda o la misma blusa.

Esto es un reflejo del dominio que el grupo español Inditex, que vende las marcas Zara y Bershka, entre otras, tiene en el vasto mercado mexicano de la moda y que complica cada vez más a la acotada industria local.

Diseñadores y estrategas de mercadeo hacen malabarismos para desarrollar marcas locales, en medio del avance del grupo español que cada vez tiene más tiendas, mientras se quejan de la falta de impulso gubernamental al diseño nacional y del alto costo de mantener una tienda en un centro comercial.

Pero también reconocen que el diseño mexicano se estancó en las décadas anteriores, por seguir los patrones de moda del vecino Estados Unidos, por orientar su industria textil a la exportación, y porque fue hasta hace pocos años que una incipiente clase media comenzó a demandar este tipo de ropa.

México, la segunda mayor economía latinoamericana después de Brasil, creó una enorme industria textil maquiladora, que importa insumos en favorables condiciones y devuelve productos terminados, destinada casi exclusivamente a su vecino del norte, con un diseño determinado por el cliente.

Mientras los mexicanos con más recursos viajaban a Estados Unidos en busca de prendas de calidad y los más humildes se conformaban con comprar en supermercados o puestos callejeros, Inditex aterrizó a comienzos de la década de 1990 aprovechando el campo fértil del consumidor medio que comenzaba a surgir.

“Mis hijas no compran nada aquí, salvo en Zara. En cuanto a los trajes, cuando tengo oportunidad compro en Europa o Estados Unidos. Aquí, además de ser más cara, no hay variedad,” dijo un ingeniero industrial de 48 años que prefirió omitir su nombre.

ROPA CARA Y ABURRIDA

Las cifras son claras: la industria textil mexicana, que en su mayoría son fábricas maquiladoras, exportó el año pasado 5,831 millones de dólares y la producción para el mercado local fue de 3,975 millones de dólares.

“La industria de la moda en este país no existe como tal y es una pena, porque somos una potencia a nivel confección, pero nos quedamos sólo con eso, con el sudor,” dijo el diseñador Mauricio Olvera, que también produce la marca Grypho.

Olvera cree que es necesario sentar en una mesa a diseñadores, industriales y Gobierno para crear e impulsar cinco o seis marcas mexicanas fuertes y elevar el subvaluado papel del creador en la industria.

Inditex creció en México a fuerza del concepto “pronto moda,” que implica adaptarse rápidamente al gusto del consumidor. Con 179 tiendas, México es su cuarto mercado fuera de España, después de Portugal, Italia y Francia.

“La moda (mexicana) es conservadora y muy cara para lo que ofrece. Si realmente quieres ponerte algo diferente, debes comprar fuera del país,” dijo María Acosta, empleada de 38 años, a la salida de un centro comercial en el residencial barrio de Polanco, en la Ciudad de México.

COMPETIR CON CALIDAD

Las marcas mexicanas ya no pretenden ganarle mercado al grupo español, que además tiene menores precios, ni a otras tiendas ibéricas como Mango, sino a líneas de ropa de mayor calidad y adaptadas a físico de la mexicana típica, de anchas caderas y baja estatura.

“Las telas que manejamos no las vas a encontrar en Zara. Ellos entraron fuerte pero sus prendas se descosen, se le hacen bolitas,” dijo Liliana Marín, gerente de mercadotecnia de la cadena Maringo, creada hace cinco años.

“Además, nosotros queremos vender ropa para que las mexicanas, que somos chaparritas (bajitas) y caderonas, se sientan cómodas,” agrega.

Las empresas locales coinciden en que también juega en contra el propio consumidor mexicano, que prefiere lo importado a lo nacional y, cuando compra productos locales, es mucho más exigente.

“Somos muy conservadores como consumidores de lo nacional, no tan inmediatos como en Argentina o Brasil. Primero lo tenemos que probar y comprobar para darle nuestra confianza,” señaló Alejandro Miramontes, gerente de mercadeo de Grupo Julio, una de las marcas más reconocidas de México.

Marín dijo que, a pesar de ser una marca nacional, Maringo comenzó a colocar en sus prendas instrucciones de lavado en varios idiomas, tal como aparece en las prendas de Zara. Y planea poner en marcha nuevas estrategias de ventas, tales como visitas directas al cliente en su casa o lugar de trabajo.

En moda masculina, los mexicanos se muestran igual de desconformes en cuanto a variedad y aprovechan cualquier viaje al exterior para engrosar su guadarropa.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below