Sueños de niñez inspiran al 'hombre araña' francés

viernes 9 de mayo de 2008 15:08 GYT
 

Por Dominique Viladon

PARIS (Reuters) - Cuando Alain Robert era un niño soñaba con ser como sus héroes Robin Hood y El Zorro, aquellos intrépidos ídolos que defendían a los débiles de los villanos poderosos.

Ahora, con 45 años de edad, Robert es conocido internacionalmente como el "hombre araña" francés, un hombre intrépido que arriesga su vida escalando los edificios más altos del mundo, frecuentemente sin permiso y jamás con una cuerda de protección.

Robert es también un escalador "sin ayuda," lo que significa que solamente usa las manos desnudas, un par de botas para escalar y ocasionalmente una bolsa de tiza en polvo para eliminar el sudor.

En esta disciplina de alta adrenalina, conocida como "buildering," Robert depende de su técnica y fortaleza, además de cualquier soporte que el edificio ofrezca como tuberías, ventanas o marcos.

Cuando Robert, robusto y de pelo largo, habla de su motivación, se refiere a una aventura que desafía a la muerte y que requiere una extrema concentración y dedicación.

"Escalar a solas es exigente. No te puedes equivocar, no te puedes caer, es un juego de vida o muerte," dijo a Reuters.

Robert recuerda su niñez cargada de temores y su determinación de superarlos.

"Yo temía a la alturas. Era un niño tímido e introvertido. Temía de todo, pero tuve el deseo de luchar y llegar a donde quería. Decidí ser un poco más valiente y el montañismo parecía ser la forma de lograrlo," agregó.   Continuación...

 
<p>El escalador franc&eacute;s Alain Robert, subiendo un edificio en Hong Kong. Cuando Alain Robert era un ni&ntilde;o so&ntilde;aba con ser como sus h&eacute;roes Robin Hood y El Zorro, aquellos intr&eacute;pidos &iacute;dolos que defend&iacute;an a los d&eacute;biles de los villanos poderosos. Ahora, con 45 a&ntilde;os de edad, Robert es conocido internacionalmente como el 'hombre ara&ntilde;a' franc&eacute;s, un hombre intr&eacute;pido que arriesga su vida escalando los edificios m&aacute;s altos del mundo, frecuentemente sin permiso y jam&aacute;s con una cuerda de protecci&oacute;n. Photo by (C) VICTOR FRAILE / REUTERS/Reuters</p>