Spears, Federline disputan facturas legales de 1 millón dólares

lunes 10 de marzo de 2008 20:03 GYT
 

Por Justin Kroll

LOS ANGELES (Reuters) - Los abogados de la estrella de música pop Britney Spears y su ex esposo Kevin Federline se enfrentaron el lunes por 1 millón de dólares atribuidos a costos legales en el caso de custodia de sus dos hijos.

Esto se da mientras un funcionario judicial mantuvo una orden que le niega la custodia a la cantante y limita las visitas a sus hijos.

El comisionado de la corte de familia Scott Gordon mantuvo un fallo anterior que dio la custodia de Jayden James, de 1 año, y Sean Preston, de 2, a Federline.

También mantuvo una orden previa que negaba a Spears el derecho de visita, aún cuando en las últimas semanas Federline aceptó encuentros limitados entre la cantante y sus hijos.

"En términos de los derechos de visita, ellos siguen en un status quo," dijo el portavoz de la corte Allan Parachini, después de una audiencia periódica para revisar el caso. "Esa progresión podría cambiar pero por el momento, no se han hecho cambios," agregó.

La audiencia de custodia comenzó una serie de sesiones de la corte de un día para Spears, quien desde enero fue hospitalizada dos veces para realizarle evaluaciones psiquiátricas.

Spears, de 26 años, vio su vida salirse de control después de que se separó de su ex marido Kevin Federline a fines del 2006.

La cantante pasó tiempo en rehabilitación y en los últimos meses fue vista en Los Angeles utilizando pelucas rosas y hablando con acento británico.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de Britney Spears viendo un partido de b&aacute;squetbol de la NBA en Los Angeles (11-03-08). Los abogados de la estrella de m&uacute;sica pop Britney Spears y su ex esposo Kevin Federline se enfrentaron el lunes por 1 mill&oacute;n de d&oacute;lares atribuidos a costos legales en el caso de custodia de sus dos hijos. Esto se da mientras un funcionario judicial mantuvo una orden que le niega la custodia a la cantante y limita las visitas a sus hijos. Photo by Lucy Nicholson/Reuters</p>