Deep Purple invade el Kremlin ante inusual audiencia

lunes 11 de febrero de 2008 21:17 GYT
 

Por Michael Stott

MOSCU (Reuters) - El Kremlin se sacudió el lunes al ritmo de la banda británica Deep Purple, aunque el show fue algo distinto.

Los fanáticos no vestían jeans o camisetas, sino pieles, trajes o medallas de guerra.

Llegaron al lugar del recital en limusinas negras conducidas por choferes, no en buses.

Y en la primera fila se sentó quien posiblemente sea el próximo presidente de Rusia, Dmitry Medvedev.

El evento fue el decimoquinto aniversario de la gigante energética rusa Gazprom, para el que se contrató a la veterana banda de rock and roll. El objetivo: mantener al jefe de buen humor.

El presidente del directorio de Gazprom, Medvedev, que es también el candidato del Kremlin para las elecciones presidenciales del mes próximo, ha dicho en entrevistas que Deep Purple es su banda favorita.

Y los funcionarios de la mayor empresa de gas del mundo estaban ansiosos por complacerlo.

Deep Purple, alguna vez catalogada como la banda más ruidosa por el libro Guinness de récords, se perdía en la vastedad del Palacio de Estado del Kremlin que tiene capacidad para 6.000 personas y posee uno de los escenarios más grandes del planeta.   Continuación...