11 de julio de 2008 / 19:50 / en 9 años

Esperanzas y dudas sobre posible tesoro de Franz Kafka en Israel

Por Alastair Macdonald

JERUSALEN (Reuters) - ãGuarda el apartamento de Tel Aviv de una mujer recientemente fallecida un tesoro de manuscritos mohosos que podrían reescribir nuestra comprensión de Franz Kafka?

ãO contiene, como mucho, la formulación de notas al pie de futuras ediciones de la obra del escritor judío de habla alemana?

Generando un aire de confuso misterio “kafkiano,” un reporte publicado esta semana por un diario de Tel Aviv, conmemorando el 125 aniversario del nacimiento de Kafka, desató abundante especulación entre académicos literarios y archivistas en Israel y Europa.

Importantes expertos dijeron el viernes que no esperaban que surja material que provoque importantes revisiones.

Pero diarios y otros documentos dejados por el amigo y biógrafo de Kafka Max Brod, cuya difunta secretaria era dueña del apartamento, podrían arrojar nueva luz sobre la vida del escritor y su época en Praga antes de su muerte en 1924.

La intriga es aún mayor por la historia de cómo los escritos de Kafka fueron rescatados de la oscuridad: Brod desafió el deseo de su amigo moribundo de que su obra no publicada fuera destruida y luego huyó de la Europa nazi con un maletín lleno de papeles.

“Es muy difícil saber qué podría haber en su apartamento,” manifestó Ritchie Robertson, profesor de alemán en Oxford University, que contiene la mayor parte de los manuscritos conocidos de Kafka.

“Pero mi propia sospecha sería que no habría nada de gran significado por parte de Kafka,” dijo.

No obstante, cualquiera de los documentos de Brod podría ser interesante, agregó, particularmente porque podrían dar una visión diferente de Kafka, de la figura “santa” que emergió de la biografía de su amigo escrita por Brod en 1937.

Las dos hijas de la secretaria de Brod, Esther Hoffe, quien murió el año pasado a los 101 años, heredaron su apartamento, pero aún deben otorgar acceso a cualquier documento que pudiera haber allí, declaró esta semana el periódico Haaretz de Israel, citando a académicos y funcionarios israelíes.

El archivista estatal de Israel dijo al diario que no permitiría que material importante de la historia judía salga del país.

Eventualmente, Brod dio gran parte de lo que pertenecía a Kafka a la sobrina del escritor, enviando la mayoría de los manuscritos a un banco suizo durante la crisis de Suez en 1956.

Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below