14 de mayo de 2008 / 12:22 / en 9 años

ENFOQUE-Cine independiente se abre espacios en Cuba

<p>Sin dinero ni permisos, j&oacute;venes cineastas cubanos est&aacute;n abri&eacute;ndose espacios en las instituciones culturales oficiales con documentales filmados con ojo cr&iacute;tico. Los nuevos realizadores, que hurgan en temas que van desde la censura pol&iacute;tica y la emigraci&oacute;n hasta la politizaci&oacute;n de la sociedad o la falta de diversidad, dicen chocar a menudo con la burocracia estatal. Photo by (C) CLAUDIA DAUT / REUTERS/Reuters REUTERS/Claudia Daut (CUBA)</p>

Por Rosa Tania Valdés

LA HABANA (Reuters) - Sin dinero ni permisos, jóvenes cineastas cubanos están abriéndose espacios en las instituciones culturales oficiales con documentales filmados con ojo crítico.

Los nuevos realizadores, que hurgan en temas que van desde la censura política y la emigración hasta la politización de la sociedad o la falta de diversidad, dicen chocar a menudo con la burocracia estatal.

Pero después que el presidente Raúl Castro exhortó a los cubanos en el 2007 a debatir sus problemas “con sinceridad,” las autoridades culturales parecen haber puesto un pie en el acelerador para abrir espacios a estos jóvenes artistas.

“¿Por qué los jóvenes no quieren trabajar con las instituciones (estatales)? Porque las estructuras son tan obsoletas que se convierten en trabas,” dijo Magda González, encargada de la producción de seriales en la televisión cubana.

“Yo creo que eso lo está dinamitando la manera en cómo están produciendo los jóvenes (...) Lo hacen de la manera que les sale más barato y más fluído y de ahí es de donde nosotros tenemos que copiar,” dijo a Reuters.

González participó en abril en un debate sobre la producción independiente en un congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Según fuentes del sector, a menudo las plantillas infladas y los gastos en transporte y alimentación hacen incosteables los proyectos.

“Producir independiente en Cuba es estar al margen de todo. Significa filmar sin permisos, sin casi ningún apoyo institucional,” dijo Aram Vidal, director del documental “De Generación,” que recoge en 22 minutos los sueños, frustraciones y esperanzas de seis jóvenes cubanos.

UNICA OPCION

El cine cubano tuvo su época de oro entre 1960 y 1980, cuando llegaron a producirse más de 130 largometrajes al año. El volumen cayó más de cinco veces con la crisis económica que sobrevino al derrumbe de la Unión Soviética.

El video digital simplificó y democratizó también en Cuba la producción cinematográfica, estimulando el cine independiente.

Una producción independiente en Cuba puede costar entre 430 y 4.300 dólares, según algunos realizadores consultados.

Por regla, los realizadores tienen que pagarlo todo de su bolsillo, desde los actores, camarógrafos y técnicos hasta la alimentación y el transporte del equipo. Incluso hay quienes lo hacen por amor al arte, sin que medie un centavo.

Nunca recuperan la inversión, porque a falta de un mercado audiovisual las películas terminan distribuyéndose de mano en mano, o exhibiéndose gratis, con suerte, en festivales locales.

“Producir de modo independiente no es una opción que uno prefiera, sino que se utiliza porque es la única opción que tienes para hacer tus materiales,” dijo Vidal, de 26 años.

“Ahora mismo estoy moviendo cielo y tierra para poder concretar otros proyectos que ya tengo escritos,” agregó.

Sin embargo, el debate producido en el reciente congreso de la UNEAC podría darle a los realizadores independientes un marco legal que les garantice vender y exhibir sus obras.

“Se entendió felizmente que había que llamar a los jóvenes y decirles cómo ustedes producen, cómo ustedes quieren producir, y a partir de ahí reformar las instituciones,” dijo González.

SUICIDIO CULTURAL

Uno de los pocos oasis para la producción independiente en Cuba es la Muestra de Jóvenes Realizadores, que en la edición de marzo pasado recibió unas 150 obras de todo el país.

Una de ellas, “Zona de Silencio,” es un documental que trata de manera “reflexiva” la censura en los medios.

“Queremos que se nos reconozca como artistas revolucionarios, como artistas independientes que queremos hacer una crítica reflexiva desde dentro,” dijo su director Karel Ducase, de 29 años, en una entrevista con Reuters.

“Prohibirlas sería casi un suicidio para la cultura cubana,” agregó el realizador.

Para Tupac Pinilla, que llevó a la muestra un documental que narra el dilema de un poblado costero azotado por los huracanes, la legalización de productoras alternativas podría ser una solución.

Los jóvenes cineastas recibieron elogios de Humberto Solás, uno de los grandes realizadores de la isla, que destacó su “espíritu de vanguardia.”

“Son muy responsables, no tienen la irresponsabilidad de la mirada cínica (...) sino que es gente que realmente tiene un compromiso con la realidad,” dijo al sitio digital Rebelión.org a principios de mayo.

Editada por Esteban Israel

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below