15 de mayo de 2008 / 20:41 / hace 9 años

Filme israelí examina masacres de 1982 en Beirut

<p>El director israel&iacute; Ari Folman durante una conferencia de prensa en el festival de Cannes 15 Mayo, 2008. Un arriesgado documental animado sigue al director israel&iacute; Ari Folman mientras &eacute;ste intenta reunir las piezas de su memoria sobre la masacre de palestinos ocurrida en 1982 en los campamentos Sabra y Shalita en Beirut. Folman era un soldado del Ej&eacute;rcito israel&iacute; cuando &eacute;ste invadi&oacute; al L&iacute;bano a principios de ese a&ntilde;o. El Ej&eacute;rcito permiti&oacute; el ingreso de militantes cristianos a los campamentos de refugiados y no reaccion&oacute; ante la masacre de los refugiados, poco tiempo despu&eacute;s del asesinato de su l&iacute;der Bashir Gemayel. Photo by Vincent Kessler/Reuters</p>

Por Mike Collett-White

CANNES, Francia (Reuters) - Un arriesgado documental animado sigue al director israelí Ari Folman mientras éste intenta reunir las piezas de su memoria sobre la masacre de palestinos ocurrida en 1982 en los campamentos Sabra y Shalita en Beirut.

Folman era un soldado del Ejército israelí cuando éste invadió al Líbano a principios de ese año. El Ejército permitió el ingreso de militantes cristianos a los campamentos de refugiados y no reaccionó ante la masacre de los refugiados, poco tiempo después del asesinato de su líder Bashir Gemayel.

En “Waltz With Bashir,” que compite este año en el festival de cine de Cannes y cuyo estreno coincide con el aniversario número 60 de la fundación de Israel, un soldado entre los ubicados alrededor de los campamentos es testigo de la ejecución de una familia a manos de militantes.

El filme también relata la historia de un reportero y su conversación telefónica con el ministro de Defensa israelí Ariel Sharon sobre los rumores que surgían sobre la masacre.

Sharon, quien abandonó su puesto como ministro de Defensa luego de que un juicio de 1983 lo encontrara indirectamente responsable por las matanzas, no reacciona.

“Waltz With Bashir” es armado alrededor de una serie de reconstrucciones animadas de entrevistas reales que Folman tuvo con amigos y soldados de la época, mientras él intenta recordar qué rol tuvo en la atrocidad.

<p>El director israel&iacute; Ari Folman durante una conferencia de prensa en el festival de Cannes 15 Mayo, 2008. Un arriesgado documental animado sigue al director israel&iacute; Ari Folman mientras &eacute;ste intenta reunir las piezas de su memoria sobre la masacre de palestinos ocurrida en 1982 en los campamentos Sabra y Shalita en Beirut. Folman era un soldado del Ej&eacute;rcito israel&iacute; cuando &eacute;ste invadi&oacute; al L&iacute;bano a principios de ese a&ntilde;o. El Ej&eacute;rcito permiti&oacute; el ingreso de militantes cristianos a los campamentos de refugiados y no reaccion&oacute; ante la masacre de los refugiados, poco tiempo despu&eacute;s del asesinato de su l&iacute;der Bashir Gemayel. Photo by Vincent Kessler/Reuters</p>

El filme retrata a los jóvenes reclutas luchando en el Líbano, mientras muchos morían o resultaban heridos, y los sueños y alucinaciones que muchos tuvieron 20 años después del evento.

La única grabación no animada es la de una breve secuencia al final que muestra fotografías de medios de comunicación de los cuerpos de hombres, mujeres, niños tirados en las calles luego de la matanza.

“No quise verlos, como audiencia, salir del teatro luego de ver ‘Waltz With Bashir’ y pensar, ‘sí, este es un filme animado genial,”’ dijo Folman a periodistas en Cannes.

“Estas cosas sucedieron (...) miles de personas murieron, niños murieron, mujeres murieron, ancianos murieron,” dijo.

“Con el fin de poner a todo el filme entre proporciones, aquellos 50 segundos eran esenciales para mi,” agregó el director.

Uno de los aspectos más sorprendentes de la película fue el paralelo que un psiquiatra hace entre la masacre de Sabra y Shatila, y el Holocausto en que millones de judíos murieron.

“La respuesta (a la masacre) en Israel fue tan enorme, en mi punto de vista, porque inmediatamente después hicimos que la prensa divulgara las primeras fotos de la masacre. Para nosotros, los israelíes, era una conexión directa con nuestra historia judía,” dijo Folman.

Folman insistió que el filme es personal y no político, y no descubrió nuevas verdades sobre la atrocidad.

Editado en español por Gabriela Donoso, Mesa de Edición en Español +562 4374407

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below