18 de marzo de 2008 / 11:48 / en 10 años

Alegría y quejas acompañan concierto frontera Colombia-Venezuela

Por Fabián Andrés Cambero

CUCUTA, Colombia (Reuters) - Mientras algunos celebraban el fin de semana que el colombiano Juanes y otros artistas internacionales actuarán por primera vez en un remoto paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, otros se quejaban de los problemas de cerrar un emblemático y transitado puente.

El cantautor impulsó el espectáculo “Paz sin fronteras” para celebrar el fin de una disputa diplomática entre Quito, Bogotá y Caracas, tras una incursión armada colombiana en territorio de Ecuador.

Pero en la inusualmente desolada aduana del lado venezolano, algunos fanáticos que acudieron a ver a sus artistas favoritos se encontraron el paso cerrado, a pesar de que el plan original era albergar público desde ambos lados del puente Simón Bolívar.

Said Camacho, un comerciante de 32 años quien viajó junto a tres amigos desde una cercana ciudad a ver el concierto, se quejó de la falta de acceso, aunque aclaró que eso no les haría desistir.

Agregó además que decidieron pernoctar en el lugar, porque de lo contrario “no llegaríamos a conseguir un buen sitio para ver (...). Estamos viniendo porque es la única oportunidad de presenciar un espectáculo de esta magnitud, gratuito.”

Uno de los organizadores del evento dijo a Reuters que las autoridades venezolanas no habían prestado colaboración para la realización del concierto y cerraron completamente el acceso al puente desde el lado venezolano.

Pero la suspensión del paso no afectó sólo a los fanáticos, sino también a quienes usualmente cruzan a pie el puente. Los transeúntes se encontraron con la sorpresa de que la única vía era cruzar el río Yaracuy, que marca la división entre los países o irse a una población vecina.

Ante la oportunidad, oriundos de la zona cobraban el equivalente a unos 2 dólares por pasar el río cargando sobre su espalda a quienes necesitaban traspasar el borde.

“Uno tiene que resolverse como pueda,” dijo uno de los fornidos hombres poco antes de tomar en su espalda a una joven para llevarla a la otra orilla.

Otros que lograron sacar provecho al espectáculo fueron los vendedores ambulantes. Camisetas estampadas con la figura de Juanes y mensajes por la paz eran vendidas por unos 10 dólares en ambos lados de la frontera.

“Cuando hay así un evento o algo bueno hay que aprovechar,” comentó Elizabeth Ortíz, que viajó de Cúcuta a San Antonio para ofrecer la mercancía cuya venta calificó de “muy buena.”

Juanes fue el promotor del concierto, al que invitó a los españoles Alejandro Sanz y Miguel Bosé, a los mexicanos de Maná, al dominicano Juan Luis Guerra, al ecuatoriano Juan Fernando Velasco, al venezolano Ricardo Montaner y a su compatriota Carlos Vives.

La idea vino a raíz de la crisis diplomática desatada por la incursión de Colombia contra un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Ecuador, en la que murió el segundo al mando del grupo rebelde, conocido como Raúl Reyes.

Por Fabián Andrés Cambero; Editado por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below