17 de septiembre de 2008 / 22:49 / en 9 años

Cibeles se inspira en la bohemia de las vanguardias del siglo XX

<p>Una modelo posa una creaci&oacute;n para la temporada primevera/ verano 2009 de la dise&ntilde;adora Alma Aguilar durante la semana de la moda Cibeles en Madrid, 17 sep 2008. La jornada del mi&eacute;rcoles de la Pasarela Cibeles pregon&oacute; para el verano 2009 una tendencia nost&aacute;lgica y rom&aacute;ntica, inspir&aacute;ndose en las vanguardias creativas de principios del siglo XX y en el estilo bohemio 'chic'. Jos&eacute; Mir&oacute; apost&oacute; en su desfile vespertino por una seducci&oacute;n integradora y mestiza con constantes gui&ntilde;os a la poes&iacute;a surrealista y de vanguardia. Photo by Paul Hanna/Reuters</p>

MADRID (Reuters) - La jornada del miércoles de la Pasarela Cibeles pregonó para el verano 2009 una tendencia nostálgica y romántica, inspirándose en las vanguardias creativas de principios del siglo XX y en el estilo bohemio “chic.”

José Miró apostó en su desfile vespertino por una seducción integradora y mestiza con constantes guiños a la poesía surrealista y de vanguardia.

Las túnicas, los volúmenes amplios y los modelos que combinan la funcionalidad con la inspiración oriental irrumpieron en un espectáculo visual con tintes oníricos.

El diseñador presentó una colección donde reinaron los colores pálidos pero sorprendió resucitando los pantalones pitillos, que se niegan a abandonar la pasarela pese a la pregonada muerte que los medios les deparan.

Andrés Sarda, por su parte, puso en escena un mundo mitológico donde la sofisticación se apoya en la ligereza estival para darle fuerza a las creaciones.

El diseñador se sirvió de modelos con visos de ninfas para exponer telas coloridas, de cortes asimétricos donde el tul y la organza fueron el arma para crear un ambiente irreal y fantástico.

Carmen March apostó en su desfile por combinar el estilo “garçon” de los años 20 con el romanticismo proponiendo una sofisticación sin complicaciones, accesible y llevable a la calle.

La diseñadora basó su colección en telas opacas y cinturas altas, que dan protagonismo a las piernas, exhibidas a través de prendas muy cortas o insinuadas en toda su extensión por faldas a ras de suelo.

Alma Aguilar también apostó por acercarse a corrientes artísticas que rescatan los sueños y lo inconciente para crear una colección donde destacó el blanco, las telas lisas y los volantes.

Con una estética con reminiscencias simbolistas y ornamentaciones verticales al estilo oriental, Lydia Delgado utilizó el negro como un amuleto infalible para marcar el estilo de la colección.

Kina Fernández, en cambio, se apoyó en la eterna asociación, casi pleonástica, entre verano y mar para crear una colección de inspiración náutica donde abundaban los vestidos vaporosos, las telas vistosas y amplias y un corte a la cadera, como queriendo añadir más toques de informalidad a la propuesta.

Javier Larrainzar centró su proceso de creación en darle forma a la tela, sirviéndose de los estampados como un apoyo secundario donde la costura es el eje que vertebra las propuestas, cuyo denominador es la elegancia clásica de la alta costura.

El venezolano Hannibal Laguna fue el encargado de clausurar los desfiles del miércoles de la semana de la moda de Ma drid con una propuesta caracterizada por la elegancia y la sensualidad.

El creador, cuyos diseños pisan fuerte en las alfombras rojas, acudió a los pliegues y las confecciones artesanales demostrando su pericia en una pasarela que lleva ocho años albergando sus diseños.

Por Ariela Navarro

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below