Juez de divorcio McCartney reprende a ex esposa

martes 18 de marzo de 2008 12:39 GYT
 

Por Paul Majendie

LONDRES (Reuters) - El juez del divorcio de Paul McCartney reprendió en su sentencia a la ex esposa del cantante que perteneció a los Beatles por haber dado evidencia "inconsistente e imprecisa" durante el proceso, según detalles del fallo que fueron divulgados el martes.

El juez Hugh Bennett, quien el lunes ordenó a McCartney pagar a su ex esposa Heather Mills 24,2 millones de libras esterlinas (48,7 millones de dólares), dijo que ella había dirigido su propia defensa de manera "cortés, aunque con determinación de acero" tras haber despedido a sus abogados.

Pero en la sentencia, que Mills no quería que se hiciera pública, el juez concluyó: "En general ella fue uno de los testigos que menos impresionó."

En contraste, en juez elogió a McCartney por haber dado evidencia equilibrada durante los seis días de audiencia.

"El se expresó moderadamente, aunque en ocasiones con justificable molestia, hasta enfadado," dijo Bennett. "El fue coherente, preciso y honesto," concluyó el juez.

McCartney, de 65 años, se casó con la ex modelo y activista de caridad Mills, de 40 años, en el 2002, cuatro años después de que su primera esposa Linda murió de cáncer de seno.

Mills y McCartney se separaron cuatro años más tarde, acusando a los medios de involucrarse en sus vidas privadas. Tienen una hija, Beatrice, de cuatro años.

La sentencia fue por una quinta parte de la suma que ella había pedido, pero aún así la cifra acordada implica el equivalente a unos 34.000 dólares por cada día de los cuatro años que duró su matrimonio con el ícono del pop.   Continuación...

 
<p>El ex Beatle, Paul McCartney, y su abogada Fiona Shackleton, arriban al Tribunal Supremo en Londres (17-03-08). Una corte brit&aacute;nica orden&oacute; el lunes al ex Beatle Paul McCartney pagar a su ex esposa Heather Mills una cantidad de 24,3 millones de libras esterlinas (48,7 millones de d&oacute;lares) tras una re&ntilde;ida batalla de divorcio. Photo by Kieran Doherty/Reuters</p>