18 de agosto de 2008 / 8:58 / en 9 años

JUEGOS-Anfitrionas perfectas superan a provocativas porristas

Por Belinda Goldsmith

PEKIN (Reuters) - Olvídense de las porristas delgadas y con poca ropa. Las inmaculadas anfitrionas que entregan las medallas en los Juegos Olímpicos de Pekín se han ganado el voto a favor del glamour de los espectadores en la capital china.

Con sus vestidos de seda y el cabello prolijamente recogido en rodetes, las anfitrionas son bellas, elegantes y sus ojos miden tres décimos del largo de su rostro, según los parámetros establecidos por el comité de selección chino.

“Son tan hermosas y precisas. Sonríen todo el tiempo,” describió la estadounidense Debra Sinex, de Atlanta (Georgia), de visita Pekín por los Juegos.

En cada ceremonia de entrega de medallas trabajan seis o más azafatas.

Dos lucen tradicionales vestidos largos llamados “cheongsam” y se ubican a los lados del podio, mientras otras tres o más con vestidos hasta la rodilla sostienen bandejas con las medallas y arreglos florales de nueve rosas rojas.

El rojo es el color de la suerte en China, y el nueve significa eterno.

Pero pese a que su función parece simple, en línea con la apuesta de Pekín de organizar los Juegos perfectos, estas presentadoras fueron escogidas y entrenadas con toda meticulosidad.

Cuando los organizadores iniciaron la búsqueda de anfitrionas difundieron en los medios chinos una lista de requisitos de apariencia y forma física que provocó sorpresa en Occidente por su dejo sexista y estereotipado.

Muchos también se molestaron por la decisión de China de colocar a una bella niña pretendiendo que cantaba frente al público que veía la ceremonia inaugural, dado que la pequeña que verdaderamente entonaba el tema tenía los dientes desparejos.

Las candidatas a anfitriona de los Olímpicos debían haber cursado estudios universitarios, tener entre 18 y 24 años y medir de 1,68 a 1,78 metros de altura.

Debían ostentar asimismo un “cutis rubicundo y radiante,” “piel elástica” y “un cuerpo rellenito pero no gordo.”

Sus rostros tenían que cumplir determinados parámetros, incluyendo la proporción entre el “ancho de la nariz y el largo de la cara.”

También estaba cuantificada la armonía entre “la extensión de la boca y la distancia entre las pupilas.”

De cerca de 5.000 postulaciones se seleccionó a 297 candidatas de una docena de universidades pekinesas y a 40 estudiantes de Shanghái para ser “voluntarias en la ceremonia de la victoria olímpica.”

Cinco series de trajes fueron diseñados para que las anfitrionas vistan en las 302 ceremonias de premiación olímpicas y 471 paralímpicas, cada una para distintos deportes y decoradas con imágenes tradicionales chinas como la porcelana azul y blanca, los bordados y el jade.

Las mujeres recibieron un intenso entrenamiento en una especie de campamento militar de la elegancia, en donde aprendieron a pararse durante horas sobre tacos altos y exhibir la sonrisa perfecta exponiendo ocho dientes.

Para ello, pasaron horas frente al espejo con un palillo chino en la boca.

“En las sesiones de postura debemos permanecer de pie quietas y sonriendo durante media hora o más,” relató a Reuters antes del inicio de los Juegos la anfitriona Ma Sha, de 20 años.

“También corremos unos mil metros todos los días para mantener la condición física,” agregó.

Reporte adicional de Nick Mulvenney; Editado en español por Luis Ampuero

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below