ENFOQUE-Ignorancia y pobreza afectan a patrimonio en A. Latina

martes 19 de febrero de 2008 11:02 GYT
 

Por Mario Naranjo

SANTIAGO (Reuters) - El símbolo del Banco Central del Ecuador, una máscara de oro que representa al sol, es una de las piezas clave de la historia del país andino, pero no llegó al museo de manos de arqueólogos: lo llevó un ciudadano común, que la quería vender por su peso.

Ernesto Salazar, arqueólogo ecuatoriano, todavía recuerda cuando la gente acudía al Banco Central a vender piezas de oro, vasijas de barro y otras obras precolombinas.

"Eran filas de gente que se extendían por dos o tres pisos del edificio del banco (central) que llevaban las piezas en cajas de cartón para venderlas," comentó a Reuters cuando rememoraba cómo se formó el mayor museo precolombino de Ecuador.

"La gente vendía las piezas y regresaba a la semana siguiente (...) La pobreza y la ignorancia son los pilares en los que se sustenta la destrucción de nuestro patrimonio," sostiene Salazar, para quien la falta de recursos empuja a la comunidad a saquear depósitos arqueológicos, ya que muchas veces "no tienen ni qué cosechar (...) no tienen mayor alternativa."

La práctica del Banco Central del Ecuador, algo inusual para un ente emisor, permitió preservar parte del patrimonio, pero, paradójicamente, también le valió una denuncia a finales de la década de 1980 por "fomentar la huaquería" (saqueo).

Pero no todas las piezas corrieron la misma suerte. Muchas se perdieron en manos de coleccionistas privados, turistas y joyeros. Historia que se repite en toda la región.

"El patrimonio cultural en estos países está en total abandono, permitiendo que los profanadores y el tráfico ilegal (...) opere con plena libertad," afirma David Chumpitaz, presidente de la Comisión de Defensa del Patrimonio Arqueológico del Colegio de Arqueólogos de Perú.

Pero la destrucción del patrimonio tangible de América Latina no se da solamente por la pobreza de la población, pues los arqueólogos acusan a mafias que operan a pedido de coleccionistas privados y, en algunos casos, de museos.   Continuación...