JUEGOS-Superastro Phelps se adapta a la vida de una celebridad

martes 19 de agosto de 2008 03:04 GYT
 

Por Julian Linden

PEKIN (Reuters) - Michael Phelps se mueve por el agua como un delfín, pero cuando vuelve a pisar tierra firme, es como si estuviera en una pecera.

Al ganar una cifra récord de ocho medallas de oro en los Juegos Pekín, el superastro estadounidense de la natación se convirtió en forma instantánea en uno de los deportistas más reconocibles del mundo, y su vida ya no volverá a ser la misma.

El nadador terminó casi exhausto los nueve días de competencia en los que nadó 17 carreras, pero ahora necesitará aún más estamina para atravesar las próximas semanas.

El "fenómeno" ya se ha visto desbordado por llamados telefónicos, mensajes, entrevistas de prensa, compromisos con patrocinadores y una agenda de viajes agotadora, en una muestra rápida del elevado costo de la fama.

Atendió una llamada del presidente estadounidense, George W. Bush, quien le pidió que se asegurara de abrazar a su madre, y recibió entre 4.000 y 5.000 mensajes en su "Blackberry."

El nadador de 23 años pudo celebrar sus éxitos en una cena tranquila con su madre y sus hermanas, aunque no fue precisamente una fiesta salvaje.

Phelps pidió una hamburguesa con queso y no tomó una gota de champaña ni de otro tipo de bebida alcohólica.

"Eso era todo lo que quería hacer, estar con mi mamá y mis hermanas y ver a algunos de mis amigos que vinieron a darme aliento," dijo.   Continuación...

 
<p>Portada exclusiva de la revista Sports Illustrated con el nadador estadounidense Michael Phelps y sus ocho medallas de oro obtenidas en los Juegos Ol&iacute;mpicos de Pek&iacute;n, 25 ago 2008.   REUTERS/Simon Bruty/Sports Illustrated (SI). Michael Phelps (en la foto) se mueve por el agua como un delf&iacute;n, pero cuando vuelve a pisar tierra firme, es como si estuviera en una pecera. Al ganar una cifra r&eacute;cord de ocho medallas de oro en los Juegos Pek&iacute;n, el superastro estadounidense de la nataci&oacute;n se convirti&oacute; en forma instant&aacute;nea en uno de los deportistas m&aacute;s reconocibles del mundo, y su vida ya no volver&aacute; a ser la misma. Photo by Reuters (Handout)</p>