Policía camboyana impide acto de Mia Farrow a favor de Darfur

domingo 20 de enero de 2008 09:52 GYT
 

PHNOM PENH (Reuters) - La policía camboyana impidió el domingo que la actriz de Hollywood Mia Farrow y otros activistas dejaran flores en un museo, en el marco de una campaña para terminar con las atrocidades en la región sudanesa de Darfur.

Unos 100 agentes policiales equipados con bastones cortaron el paso a Farrow, que lidera el grupo de presión "Dream for Darfur," y a los demás activistas, para que no accedieran al complejo de Tuol Sleng, el instituto de Phnom Penh que se convirtió en el principal centro de tortura de Pol Pot.

"Darfur no tiene nada que ver con Camboya. Vayan a protestar en Darfur," dijo a los periodistas Touch Naruth, jefe de policía de Phnom Penh, después del breve encuentro que terminó sin incidentes.

El grupo, que planeaba encender una antorcha como acto simbólico en el complejo, ha celebrado eventos similares en Chad, Ruanda, Myanmar, Alemania y Bosnia, en una campaña que busca convencer a China de que presione a Jartum para que termine con la violencia en Darfur.

Pekín acogerá los Juegos Olímpicos de 2008, y varios grupos de defensa de derechos humanos tienen los ojos puestos en China, con la esperanza de que al captar alguna atención en el evento logren influir en la política exterior.

China, un gran inversionista de la industria petrolera de Sudán, ha sido acusada de violar leyes internacionales y alentar los derramamientos de sangre al vender armas a Sudán, que podrían haber sido usadas en Darfur.

Expertos internacionales calculan que unas 200.000 personas han muerto y otros 2,5 millones han sido desplazadas de sus hogares durante el conflicto. Las autoridades sudanesas estiman la cifra de muertos en 9.000, y dicen que los países occidentales han exagerado la situación.

Farrow indicó antes en una entrevista que Phnom Penh estaba poniendo los intereses de Pekín, uno de sus principales donantes, por delante de la memoria de los aproximadamente 1,7 millones de víctimas del reinado de terror de Pol Pot, entre 1975 y 1979.

"Hemos venido aquí con el más profundo respeto," dijo Farrow a Reuters, con lágrimas en los ojos. "Estoy triste porque creo que estamos haciendo algo bueno," agregó.   Continuación...