ENFOQUE-Superpoblado México lucha por cuidar joyas arqueológicas

miércoles 20 de febrero de 2008 11:10 GYT
 

Por Miguel Angel Gutiérrez

TEOTIHUACAN, México (Reuters) - Cuando era pequeña, Emma Ortega jugaba con las figurillas de barro prehispánicas que desenterraba junto a su casa, cerca de las majestuosas pirámides de Teotihuacán, que se yerguen desde hace casi dos mil años en las afueras de la capital mexicana.

Desde siempre los mexicanos convivieron codo a codo con sus valiosas ruinas y vestigios de los imperios azteca, olmeca, maya, tolteca y teotihuacano. Pero en el último medio siglo la población se cuadruplicó y el desarrollo urbano ahora amenaza con devorarse algunos tesoros arqueológicos.

En los alrededores de la zona de Teotihuacán, que tiene dos kilómetros cuadrados, aunque especialistas calculan que hay vestigios a unos 20 kilómetros a la redonda, restaurantes, talleres mecánicos, hoteles, gimnasios e iglesias fueron edificados a la sombra de las pirámides.

"Aquí donde usted rasque, seguro encuentra algo de nuestros antepasados," dijo Ortega, de 62 años y dueña de un restaurante ubicado a menos de 500 metros de la pirámide de la Luna. "Las figuritas como perritos o coyotitos eran mis juguetes," acotó.

Declarada patrimonio de la humanidad por Naciones Unidas, la antigua ciudad de Teotihuacán alcanzó su apogeo entre los siglos IV y V y fue la mayor urbe del mundo en esa época, refinada culturalmente y con más población que Roma, según los arqueólogos, pero abandonada misteriosamente antes de la llegada de los aztecas.

Cerca de esa zona, fueron construidos en el siglo XVI los pueblos de San Juan Teotihuacán y San Martín de las Pirámides, que llegaron a crecer tanto que el Gobierno tuvo que limitar las construcciones para proteger las ruinas y emitir permisos.

"Había gente viviendo (sobre los vestigios), pero como tienen prioridad los vivos no hubo desalojos, pero se pusieron límites para construir," dijo el arqueólogo Alejandro Sarabia del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), director de la zona de Teotihuacán, en el Estado de México.

Sin embargo, muchos siguieron construyendo sin permisos.   Continuación...