JUEGOS-Dramas del podio hechizan a los espectadores de Pekín

jueves 21 de agosto de 2008 09:51 GYT
 

Por Andrew Cawthorne

PEKIN (Reuters) - Ellos ganaron la competencia, se aseguraron la medalla. Entonces se terminó el drama, ¿verdad?

No tan rápido.

Desde berrinches hasta lágrimas, la acción en el podio de los Juegos de China a menudo igualó a las tablas, manteniendo en sus lugares a los espectadores en las ceremonias de premiación hasta mucho después de que las competencias terminaran.

En un amplio espectro de exposición de emociones humanas, al luchador grecorromano sueco Ara Abrahamian se le ocurrió la mayor demostración de enojo en los Juegos.

Furioso con los jueces a los que consideró parciales, Abrahamian hizo su conocer su descontento al mundo bajándose del podio y tirando su medalla de bronce en el medio de la colchoneta de lucha.

La poco caballerosa protesta le valió una pena irónicamente inefectiva: el Comité Olímpico Internacional (COI) lo despojó de la medalla.

"La ceremonia de premiación es un ritual altamente simbólico. Cualquier interrupción de parte de un atleta, en particular un medallista, es en sí mismo un insulto para los otros deportistas y para el movimiento olímpico," dijo el organismo, reprendiendo al sueco por no haberse disculpado.

Mientras que las opiniones se dividieron sobre esa protesta en el podio, hubo una unánime compasión por el "coloso triste" Matthias Steiner.   Continuación...

 
<p>Las medallistas de oro Misty May-Treanor (centro) y Kerri Walsh de Estados Unidos celebran su triunfo sobre el podio luego de la competencia de voleibol de playa femenino en Pek&iacute;n (21/08/2008). Photo by Carlos Barria/Reuters</p>