Un palacio art-decó alberga reunión de ministros OMC en Ginebra

lunes 21 de julio de 2008 10:05 GYT
 

Por Jonathan Lynn

GINEBRA (Reuters) - Mientras los ministros de Comercio discuten en el marco de las negociaciones por la Ronda de Doha, querrán darse también algo de tiempo para admirar el edificio que funciona como sede del encuentro: un palacio de estilo art-decó marcado por un arte realista-socialista.

Sus murales, relieves, estatuas, fuentes y esculturas, e incluso los picaportes, no lucirían fuera de lugar en el Rockefeller Center de Nueva York o en el metro de Moscú.

La sede central de la Organización Mundial del Comercio en Ginebra fue construida originalmente para la Organización Internacional del Trabajo, en medio de un espíritu optimista de cooperación global tras la Primera Guerra Mundial.

Como consecuencia de ello, muchas de las obras de arte donadas para el edificio por distintos Gobiernos celebran la dignidad del trabajo, ya sea mediante figuras de trabajadores blandiendo martillos o a través de imágenes simbólicas en medio de la abundancia de la naturaleza.

El edificio, una versión moderna de un palacio florentino, se inauguró en 1926. En 1975, la OIT se mudó y dos años después el organismo antecesor de la OMC, el GATT, ocupó su lugar.

En el medio, muchas de las obras de arte se perdieron, cubiertas en restauraciones o almacenadas en otros edificios. Tras una renovación el año pasado, ahora están de vuelta en todo su esplendor.

Una de las obras principales es un enorme mosaico de cerámica que preside la entrada del edificio, que es un regalo de la Federación Internacional de Sindicatos.

El panel, obra del diseñador holandés Arthur Hahn Jr, está formado por más de 2.000 azulejos que reproducen en cuatro idiomas la sección del Tratado de Versalles que establece los derechos básicos de los trabajadores.   Continuación...

 
<p>Mientras los ministros de Comercio discuten en el marco de las negociaciones por la Ronda de Doha, querr&aacute;n darse tambi&eacute;n algo de tiempo para admirar el edificio que funciona como sede del encuentro: un palacio de estilo art-dec&oacute; marcado por un arte realista-socialista. Sus murales, relieves, estatuas, fuentes y esculturas, e incluso los picaportes, no lucir&iacute;an fuera de lugar en el Rockefeller Center de Nueva York o en el metro de Mosc&uacute;. Photo by Denis Balibouse/Reuters</p>