Sastre japonés revela el secreto de imagen elegante de Taro Aso

lunes 22 de septiembre de 2008 10:04 GYT
 

TOKIO (Reuters) - El próximo primer ministro japonés, Taro Aso, tendrá que lidiar con importantes problemas, desde la desaceleración económica hasta los temores sobre la seguridad alimentaria, pero entre ellos nunca estarán las arrugas en los pantalones.

Los medios de comunicación locales, ávidos de información sobre el nuevo líder del partido gobernante de Japón, se han fijado en sus inusuales pantalones, que están hechos con pequeñas piezas de plomo cosidas en sus dobladillos para ayudarles a caer siempre de manera impecable.

"Es algo que se hace a menudo con la ropa de las señoras, poner peso en el dobladillo, pero es muy atípico en los trajes de los caballeros," dijo Seiichiro Moriwaki, el sastre de Aso, en una entrevista telefónica.

El modisto, de 76 años, lleva haciendo trajes para Aso desde que éste era un estudiante en la exclusiva Universidad de Gakushuin hace más de 40 años.

La idea de poner peso en los pantalones surgió de una discusión entre los dos hombres, que se llaman entre ellos Taro y Seiichi, pero nunca se llevó a otros clientes, dijo Moriwaki. "Sólo lo hacemos para él,"

Es un truco que también utiliza la casa francesa de modas Chanel, que tradicionalmente pone una estrecha cadena en el dobladillo de las chaquetas de las mujeres.

Aso, de 68 años, es miembro de una potentada familia de políticos e industriales y las cadenas de TV japonesas se han concentrado en su lujoso estilo de vida, con grandes fincas en la principal isla del extremo sur de Kyushu y una gran casa en un exclusivo barrio de Tokio.

"Le gustan los trajes de estilo inglés, porque estudió en Londres," dijo Moriwaki. Eso significa una esbelta silueta, con volumen en la zona del pecho y pantalones estrechos.

Los trajes a medida ingleses tienen mucha tradición en Japón.

(Por Isabel Reynolds, traducido por Servicio Online de Madrid)

 
<p>El pr&oacute;ximo primer ministro japon&eacute;s, Taro Aso (en la foto), tendr&aacute; que lidiar con importantes problemas, desde la desaceleraci&oacute;n econ&oacute;mica hasta los temores sobre la seguridad alimentaria, pero entre ellos nunca estar&aacute;n las arrugas en los pantalones. Los medios de comunicaci&oacute;n locales, &aacute;vidos de informaci&oacute;n sobre el nuevo l&iacute;der del partido gobernante de Jap&oacute;n, se han fijado en sus inusuales pantalones, que est&aacute;n hechos con peque&ntilde;as piezas de plomo cosidas en sus dobladillos para ayudarles a caer siempre de manera impecable. Photo by Pool/Reuters</p>