25 de agosto de 2008 / 13:15 / hace 9 años

JUEGOS-Espectáculo en Pekín marca el final de Juegos gigantescos

Por Ossian Shine

PEKIN (Reuters) - Con su paisaje de 40.000 millones de dólares del estadio de acero retorcido, el luminoso Cubo de Agua y los imponentes escenarios arqueándose hacia el cielo de Pekín, los Juegos Olímpicos del 2008 fueron mucho más que una declaración de un espectáculo deportivo.

La fastuosa puesta en escena china de los Juegos destacó el nivel del superpoder económico de la nación y sirvió como una impresionante carta de intención. Nunca antes los Juegos habían sido montados a tan grandiosa escala. Y es probable que no vuelva a suceder.

Las nuevas estructuras fueron el eje central en el éxito del espectáculo de China, pero "reutilizar," "reciclar" y "resucitar" son las palabras que suenan para los futuros Juegos, aunque Pekín tiene ambiciosos planes deportivos, residenciales y de diversión pos juegos para sus sedes.

Los Juegos Olímpicos de Pekín fueron sin lugar a dudas los más caros de la historia. La factura de los Juegos e infraestructura directa o indirectamente relacionada con el evento -que los analistas estimaron en alrededor de 40.000 millones de dólares- empequeñece el récord previo de 15.000 millones de dólares gastados por Atenas en el 2004.

Mientras que los 15.000 millones de dólares casi paralizaron la economía griega, la factura de Pekín es mero cambio chico para la tremendamente exitosa economía china.

Estos Juegos fueron tratados siempre como una exhibición de la moderna China al resto del mundo, pero hay pocos deseos o capacidad financiera para repetir la gran fiesta en otros lugares.

Es más, el Comité Olímpico Internacional (COI) está decidido a asegurar que Pekín sea el último gran Juego. El presidente del COI, Jacques Rogge, se ha manifestado repetidamente en contra de los "Juegos gigantescos" y para el 2012 un plan de reducción que fue primeramente introducido en los Juegos de Atenas estará funcionando a pleno en Londres.

El plan cubre cuestiones como la utilización de tribunas temporarias, vestuarios, e instalaciones para entrenar en lugar de estructuras permanentes.

ELEFANTES BLANCOS

Londres ha planificado con cuidado su legado pos Juegos para garantizar que no le queden elefantes blancos luego de la partida de los atletas.

Repetidamente elogiado por el COI por sus pensamientos pos Juegos, el presidente de los Juegos de Londres Sebastian Coe y su equipo han optado por un evento compacto que también reactivará una parte decaída de la capital en el barrio del este de Londres.

"Creo que debemos aceptar que es improbable que veamos nuevamente unos Juegos de esta magnitud, escala y estatura," le dijo Coe a periodistas en Pekín.

"El COI en el 2001 llegó a la conclusión que la atención debe ponerse más sobre lo que es sostenible, ya que lo grande no es necesariamente lo mejor," agregó.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, dijo que había quedado "impresionado" por los logros de Pekín, pero él y Coe señalaron que Londres podría organizar unos Juegos para rivalizar con los de China.

"Quedamos deslumbrados, impresionados, anonadados por estos Juegos de Pekín, pero no estamos intimidados y en nuestra forma amistosa, sin malgastar los impuestos de los contribuyentes, estoy convencido de que lo haremos tan bien como ellos en el 2012," destacó.

Los Juegos de Londres tenderán los cimientos de "una nueva pequeña ciudad" en el barrio del este de Londres e inyectarán dinero en educación deportiva en las escuelas estatales, algo que también puede ayudar al creciente problema de los delitos juveniles, dijo a periodistas la ministra olímpica Tessa Jowell a comienzos de este mes en Pekín.

Los planes de Londres incluyen tribunas temporarias para el estadio olímpico con capacidad para 80.000 personas sentadas, para posibilitar que luego de los Juegos se reduzca a 25.000 butacas.

No habrá una villa para la prensa, ya que los periodistas se ubicarán en hoteles -un significativo ahorro en la construcción considerando que Pekín recibió más de 28.000 hombres de prensa.

Denis Oswald le dijo a periodistas en mayo: "9,75 sobre 10," en respuesta a una consulta sobre cómo catalogaría las preparaciones de Londres. Su frugal propuesta es elogiada todo el tiempo.

La campaña de Rogge en contra de los Juegos gigantescos apunta a estimular a más ciudades a que presenten su candidatura, ya que los Juegos tienen todavía que llevarse a cabo en Sudamérica y Africa. Con el aumento de los costos, especialmente para Atenas y Pekín, el COI teme que los candidatos se espanten.

Vancouver planea unos Juegos de invierno "íntimos" en el 2010, para que sean disfrutados por los canadienses. Londres está trabajando fuerte para bajar los costos y proporcionar un legado duradero.

Para el 2016, el principal argumento de venta para Tokio es la reactivación de su vieja bahía, el plan central de Chicago es hacer uso del espacio frente al lago y el parque, mientras que Río de Janeiro aprovechará las instalaciones de los Juegos Panamericanos.

El mensaje de Rogge parece haber tenido eco.

Escrito por Ossian Shine; Editado por Luis Ampuero

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below