26 de mayo de 2008 / 23:43 / hace 9 años

Italia elogia renacimiento de su cine después de Cannes

<p>El director Roman Polanski felicita al director italiano Matteo Garrone por su premio al filme 'Gomorra' , en Cannes Mayo 25, 2008. Mientras Francia disfrutaba el triunfo de una de sus pel&iacute;culas en el Festival de Cine de Cannes, Italia tambi&eacute;n celebraba el renacimiento de su cinematograf&iacute;a tras haber logrado dos grandes premios en la mayor competencia mundial del cine. 'Gomorrah', una dura pel&iacute;cula sobre la mafia de N&aacute;poles; e 'Il Divo', una s&aacute;tira sobre la vida del ex primer ministro Giulio Andreotti, ganaron el segundo y tercer premio respectivamente, con elogios de la cr&iacute;tica tanto en su pa&iacute;s como en el exterior. Photo by Eric Gaillard/Reuters</p>

Por Silvia Aloisi

ROMA (Reuters) - Mientras Francia disfrutaba el triunfo de una de sus películas en el Festival de Cine de Cannes, Italia también celebraba el renacimiento de su cinematografía tras haber logrado dos grandes premios en la mayor competencia mundial del cine.

"Gomorrah," una dura película sobre la mafia de Nápoles; e "Il Divo," una sátira sobre la vida del ex primer ministro Giulio Andreotti, ganaron el segundo y tercer premio respectivamente, con elogios de la crítica tanto en su país como en el exterior.

Los premios fueron un estímulo para el cine italiano, que ha atravesado una fase de búsqueda interna en los últimos años por una falta de títulos memorables y varias veces fue considerado en estado de declive.

En Italia, la noticia de los premios para las dos películas nacionales en competencia llenó las primeras páginas de los diarios el lunes, casi eclipsando a la ganadora de la Palma de Oro, "Entre Les Murs" (La Clase) del director francés Laurent Cantet.

"Si hubo un verdadero ganador de esta edición, fue el cine italiano," dijo Paolo Mereghetti, un veterano crítico de cine del diario Corriere della Sera.

"Era importante convencer al público internacional -que es la fuerza de Cannes- que nuestro cine vuelve a volar alto," agregó.

El panorama no pudo haber sido más diferente que el del año pasado, cuando las películas italianas quedaron afuera de la competencia principal de Cannes, y el director estadounidense Quentin Tarantino dijo que el cine italiano era depresivo.

"Las últimas películas que vi son todas iguales. Tratan de niños creciendo, o niñas creciendo, o parejas atravesando una crisis, o vacaciones de personas con daños mentales," dijo Tarantino en una entrevista en junio pasado.

Esta vez, los críticos dijeron que Gomorrah, de Matteo Garrone, y el Il Divo, de Paolo Sorrentino, habían convencido con una mirada nueva y original sobre temas comunes: la mafia y la corrupción política. Incluso un comentarista bromeó con que "Italia está lavando sus sábanas sucias en la Croisette."

"En una industria que parece estar desapareciendo (...) de repente dos directores que aún no tienen 40 años han demostrado que nació una nueva generación de directores que miran sin temor la realidad del país, sus sombras y vergüenzas," escribió Natalia Aspesi, quien cubrió el festival para el diario La República.

Hasta Andreotti, quien había criticado la película de Sorrentino por mostrar una imagen negativa de su persona, puso buena cara cuando le preguntaron si estaba feliz por el premio.

"Si pudiera obtener una parte de los ganancias estaría aún más feliz," dijo Andreotti, quien forma parte del sistema político de Italia desde 1947.

Reporte de Silvia Aloisi. Editado en español por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below