28 de agosto de 2008 / 15:49 / hace 9 años

Kitano ofrece en Venecia su peculiar mirada sobre mundo del arte

<p>El director japon&eacute;s Takeshi Kitano (izq) posa con la actriz Kanako Higuchi en una sesi&oacute;n de fotos en el festival de cina de Venecia, 28 ago 2008. La peculiar mirada del director de culto japon&eacute;s Takeshi Kitano se centra en el 'cruel' mundo del arte y el coleccionismo en su &uacute;ltima pel&iacute;cula, que ha sido estrenada el jueves en el Festival de Venecia. 'Achilles and the Tortoise' (Aquiles y la tortuga) plantea cuestiones fundamentales sobre qu&eacute; es realmente el arte y si tiene un valor real m&aacute;s all&aacute; de lo que representa para su creador. Photo by Max Rossi/Reuters</p>

VENECIA (Reuters) - La peculiar mirada del director de culto japonés Takeshi Kitano se centra en el "cruel" mundo del arte y el coleccionismo en su última película, que ha sido estrenada el jueves en el Festival de Venecia.

"Achilles and the Tortoise" (Aquiles y la tortuga) plantea cuestiones fundamentales sobre qué es realmente el arte y si tiene un valor real más allá de lo que representa para su creador.

Al hacerlo, se burla del mercado del arte, con un marchante sin escrúpulos que hace pasar un dibujo infantil por una obra maestra y un propietario de una galería pontificando sobre los méritos de una serie de trabajos.

La comedia, una de las tres realizaciones japonesas de las 21 a concurso en Venecia, sigue la vida de Machisu, desde que era un niño absorto en sus pinturas, pasando por ser un joven que experimenta con nuevas técnicas, hasta ser un artista de mediana edad interpretado por el propio Kitano.

La devoción de Machisu por el arte tiene consecuencias cómicas y trágicas.

Se desilusiona cuando intenta copiar el estilo de maestros anteriores, pero en su esfuerzo por algo realmente original traspasa los límites del mal gusto y flirtea con el desastre.

Machisu también aleja a quienes le rodean, con la excepción de su sufrida esposa, interpretada por Kanako Higuchi, el único personaje que comprende su obsesión.

"En la película, elegí a un pintor como personaje principal," dijo el director, de 61 años, a los periodistas, con su tono de voz pausado.

"Mis pinturas no son apreciadas por el público o la crítica, así que intenté abordar la pintura e intentar demostrar que no es necesario tener éxito como pintor," dijo, a través de un intérprete.

"Si haces algo que te gusta, siempre está bien," añadió.

Lo que Kitano dice del arte puede aplicarse también al cine, donde admite que no es lo que muchos considerarían un director con éxito comercial.

"Siempre digo que en Japón mis películas no tienen mucho éxito," dijo Kitano. "No he tenido un gran éxito en Japón pero no voy a ir totalmente a la bancarrota," añadió.

"Si mis cuentas estuvieran en números rojos, no podría seguir haciendo películas. Si las hago, es porque gano algo de dinero con mis trabajos."

Kitano es uno de los directores favoritos del circuito de festivales, y ganó el León de Oro de Venecia en 1997 por "Hana-Bi."

"Achilles and the Tortoise" es la última obra de una trilogía de Kitano sobre el entretenimiento y el arte que comenzó con "Takeshis"' en el 2005 y siguió con "Glory to the Filmmaker!" en el 2007.

Por Mike Collett-White

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below