28 de agosto de 2008 / 16:57 / hace 9 años

Museo italiano desafía al Papa por escultura de rana crucificada

3 MIN. DE LECTURA

<p>Un museo italiano desafi&oacute; el jueves al Papa Benedicto XVI y se neg&oacute; a quitar una escultura de arte moderno que retrata a una rana verde crucificada sosteniendo una jarra de cerveza y un huevo, que el Vaticano calific&oacute; de blasfema. La junta del museo Museion en la ciudad norte&ntilde;a de Bolzano decidi&oacute; por un voto mayoritario que la rana era una obra de arte y que permanecer&iacute;a en su lugar durante el resto de la exhibici&oacute;n. Photo by Reuters (Handout)</p>

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Un museo italiano desafió el jueves al Papa Benedicto XVI y se negó a quitar una escultura de arte moderno que retrata a una rana verde crucificada sosteniendo una jarra de cerveza y un huevo, que el Vaticano calificó de blasfema.

La junta del museo Museion en la ciudad norteña de Bolzano decidió por un voto mayoritario que la rana era una obra de arte y que permanecería en su lugar durante el resto de la exhibición.

La escultura de madera realizada por el artista alemán Martin Kippenberger representa a una rana de alrededor de un metro y 30 centímetros de alto clavada a una cruz marrón mientras sostiene una jarra de cerveza en una mano extendida y un huevo en la otra.

Llamada "Zuerst die Fuesse," (Pies Primero), viste un taparrabos verde y está clavada a través de las manos y los pies de la misma forma que Jesucristo. Su lengua verde cuelga afuera de su boca.

Las obras de Kippenberger han sido exhibidas en el museo Tate Modern y la Saatchi Gallery en Londres y en la Bienal de Venecia, y se están planificado retrospectivas de su obra en Los Angeles y Nueva York.

Funcionarios del museo dijeron que el artista, quien murió en 1997, consideraba la escultura como un autorretrato que ilustra la angustia humana.

El Papa Benedicto XVI, quien también es alemán y recientemente estuvo de vacaciones no muy lejos de Bolzano, no estuvo de acuerdo.

El Vaticano escribió una carta de apoyo en nombre del Sumo Pontífice para Franz Pahl, presidente del Gobierno regional quien se opuso a la escultura. Pahl dio a conocer partes de la carta, que decía que la obra "hiere los sentimientos religiosos de tanta gente que ven en la cruz el símbolo del amor de Dios."

Pahl, cuya provincia es fuertemente católica, estaba tan indignado por la escultura del anfibio que inició una huelga de hambre para exigir que la quitaran y tuvo que ser llevado al hospital durante el verano.

"Es seguro que ésta no es una obra de arte sino una blasfemia y una asqueroso pedazo de basura que disgusta a mucha gente," dijo Pahl a Reuters por teléfono.

El presidente del museo Alois Lageder dijo a Reuters que la decisión de mantener la estatua en exhibición fue tomada para "salvaguardar la autonomía de las instituciones de arte."

Editado en español por Guido Nejamkis

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below