Embargo informativo sobre Enrique en Afganistán enciende debate

viernes 29 de febrero de 2008 13:52 GYT
 

Por Luke Baker

LONDRES (Reuters) - Ahora que el mundo sabe que el príncipe Enrique de Gran Bretaña está en Afganistán, la pregunta que asalta a muchos es si estuvo bien que los medios guardaran silencio por tanto tiempo sobre la noticia.

Los periodistas están acostumbrados a los embargos informativos.

Casi todos los días, periódicos, agencias de noticias, estaciones de radio y televisión acuerdan con gobiernos, bancos centrales y compañías publicar la información sólo en un momento específico para hacerla disponible al público todos al mismo tiempo.

En el caso del rol de primera línea del príncipe Enrique en Afganistán, el embargo sólo duró mucho más que lo normal, finalmente por una sorprendente duración de 10 semanas.

En una serie de reuniones en el Ministerio de Defensa a fines del año pasado, los medios británicos y selectos medios internacionales acordaron no informar sobre el envío de Enrique a Afganistán, a cambio de obtener regularmente fotografías, videos y textos sobre sus actividades diarias, una vez que la tarea de cuatro meses se completó.

Hubo poco entusiasmo en firmar un acuerdo así, y expectación entre muchos de que el "entendimiento," como fue llamado, fuera rápido e inevitablemente quebrado dada la naturaleza de medios libres de los los tabloides de la prensa británica.

Pero una vez que todos estuvieron de acuerdo llegó el momento de ver quién lo rompería primero y si nadie lo hacía, entonces el acuerdo podría terminar por satisfacer los intereses de todos, del Ministerio de Defensa, los medios, Enrique y los soldados que luchaban a su lado.

También del público que leería y escucharía todo al respecto.   Continuación...