Declaraciones de Sharon Stone provocan ira en China

jueves 29 de mayo de 2008 10:44 GYT
 

PEKIN (Reuters) - La marca de lujo Christian Dior retiró de sus tiendas una serie de anuncios en los que aparece Sharon Stone, después de que la actriz sugiriera que el terremoto que asoló al país era un "mal karma" por las políticas de Pekín en el Tíbet.

Al menos 68.000 personas murieron en el terremoto del 12 de mayo en el sureste de China, unos meses después de que los disturbios en el Tíbet despertaran las críticas internacionales por la actuación de Pekín en esta región mayoritariamente budista, en la que las tropas comunistas entraron en 1950.

"Debido a las reacciones de algunos clientes hemos decidido retirar su imagen de todas nuestras tiendas y de toda China," dijo en un comunicado Christian Dior.

Stone tiene un contrato para ser la imagen de la rama cosmética de esta marca de lujo, para la que los nuevos ricos de China son un mercado en crecimiento.

"Sólo queremos que nuestros clientes y nuestros aficionados se den cuenta de que sus comentarios personales no están relacionados con la empresa, y por supuesto no apoyamos ningún tipo de comentario que hiera los sentimientos de nuestros clientes," afirmó la compañía.

Según el Beijing Times, los cines chinos no proyectarán películas de Stone, aunque China ya tiene estrictos límites sobre el número de películas extranjeras que distribuye.

Stone se disculpó por sus comentarios en declaraciones publicadas el jueves en medios chinos.

"En el transcurso de la entrevista hice comentarios inapropiados, y me disculpo y estoy extremadamente triste por cualquier daño que haya podido causar a la gente china," se le citó en Beijing News, en una traducción en chino de sus declaraciones.

También el ministro chino de Relaciones Exteriores se pronunció sobre el asunto.   Continuación...

 
<p>La marca de lujo Christian Dior retir&oacute; de sus tiendas una serie de anuncios en los que aparece Sharon Stone, despu&eacute;s de que la actriz sugiriera que el terremoto que asol&oacute; al pa&iacute;s era un 'mal karma' por las pol&iacute;ticas de Pek&iacute;n en el T&iacute;bet. Al menos 68.000 personas murieron en el terremoto del 12 de mayo en el sureste de China, unos meses despu&eacute;s de que los disturbios en el T&iacute;bet despertaran las cr&iacute;ticas internacionales por la actuaci&oacute;n de Pek&iacute;n en esta regi&oacute;n mayoritariamente budista, en la que las tropas comunistas entraron en 1950. Photo by (C) CHRISTIAN HARTMANN / REUTERS/Reuters</p>