Mago David Blaine sobrevive a hazaña boca abajo

jueves 25 de septiembre de 2008 02:06 GYT
 

NUEVA YORK, EEUU (Reuters) - El "Salto de la Muerte" de David Blaine no fue fatal, después de todo. El mago y artista sobrevivió el miércoles en la noche a su última proeza, durante la que permaneció 60 horas colgando boca abajo en Central Park.

Blaine, de 35 años, estuvo colgado desde el lunes de un cable fijado a una estructura de acero construida sobre la pista de hielo Wollma del parque, excepto por pausas regulares para beber agua y exámenes médicos durante las cuales estuvo en posición erguida por períodos que iban de unos pocos a varios minutos.

El espectáculo concluyó durante una presentación especial de televisión de dos horas que mostró imágenes pregrabadas de Blaine haciendo presentaciones e interactuando con sus seguidores a través del mundo, y con varios avisos del tipo "no intenten ésto en casa".

Pero Blaine tenía una ilusión adicional para sus fanáticos. Después de concluir su proeza, el artista se dejó caer 13,4 metros desde lo alto de la estructura, balanceándose brevemente desde un cable. Luego ascendió y aparentemente desapareció en el cielo nocturno sobre el parque.

Blaine dijo que la prueba se hizo más fácil después de las primeras horas, cuando su cuerpo se adaptó y mantuvo la fuerza suficiente para firmar autógrafos, sacarse fotografías e incluso hacer trucos de cartas cuando estuvo suspendido.

La prueba fue sólo la última en la serie de espectáculos que Blaine ha realizado en Nueva York.

En noviembre del 2000 pasó 61 horas dentro de un bloque de hielo situado en Times Square. Dos años antes, vivió durante una semana bajo el agua en una esfera de plástico frente al Lincoln Center, y en el 2002 estuvo 35 horas de pie sobre un pilar de 27 metros erigido tras la Biblioteca Pública de la ciudad.

También vivió 44 días en una caja transparente suspendida sobre el río Támesis, en Londres, en otoño de 2003.

(Escrito por Chris Michaud; Editado en español por Ricardo Figueroa)

 
<p>El mago David Blaine se cuelga boca abajo en una presentaci&oacute;n en Nueva York, 24 sep 2008. REUTERS/Joshua Lott (UNITED STATES)</p>