Una niña de 3 años se convierte en nueva diosa kumari en Nepal

martes 7 de octubre de 2008 10:02 GYT
 

Por Gopal Sharma

KATMANDU (Reuters) - Las autoridades de Nepal entronizaron el martes a una niña de 3 años como la nueva kumari, o la principal "diosa viviente", en un ritual que tiene siglos de antigüedad y que la nueva coalición de Gobierno maoísta ha permitido que sobreviva.

Tradicionalmente, las diferentes ciudades del Valle de Katmandú tienen "diosas vivientes" distintas. Pero la más poderosa vive en un templo ornamentado del siglo XV en una parte antigua de Katmandú.

El martes, Matina Shakya, con las pestañas cubiertas de máscara negra y vistiendo un traje rojo y dorado, fue instalada en su papel divino que mantendrá durante los próximos siete u ocho años.

"Estoy orgulloso de su elección como Kumari", declaró Pratapman Shakya, el padre de la niña elegida por un grupo de expertos en cultura.

"También lo siento un poco porque no estará con la familia. Pero eso no importa porque va a convertirse en diosa. Podemos visitarla siempre que queramos", agregó.

La niña reemplazó a Preeti Shakya, de 11 años, que se aproxima a la pubertad y debe retirarse.

Las kumaris son una atracción turística importante y consideradas por muchos como la reencarnación de la diosa Kali. Son reverenciadas hasta que tienen la menstruación y después vuelven con la familia y se elige a una nueva.

El método de elección de la niña es un secreto. Hay historias que aseguran que se les obliga a pasar una noche solas en la oscuridad para demostrar su coraje y caminar entre cabezas de búfalos cortadas en pedacitos.   Continuación...

 
<p>El padre de Matina Shakya la sostiene mientras es escogida como nueva diosa viviente o Kumari en Katmand&uacute;, 7 oct 2008. Las autoridades de Nepal entronizaron el martes a una ni&ntilde;a de 3 a&ntilde;os como la nueva kumari, o la principal "diosa viviente", en un ritual que tiene siglos de antig&uuml;edad y que la nueva coalici&oacute;n de Gobierno mao&iacute;sta ha permitido que sobreviva. Tradicionalmente, las diferentes ciudades del Valle de Katmand&uacute; tienen "diosas vivientes" distintas. Pero la m&aacute;s poderosa vive en un templo ornamentado del siglo XV en una parte antigua de Katmand&uacute;. REUTERS/Gopal Chitrakar (NEPAL)</p>