Stone dice que su película sobre Bush no tiene malicia

viernes 10 de octubre de 2008 14:48 GYT
 

LOS ANGELES, EEUU (Reuters) - Estaba claro que el retrato que fuera a hacer Oliver Stone del presidente estadounidense George W. Bush en su nueva película iba a ser controvertido dada la conocida tendencia del director.

Stone decidió estrenar "W." en Estados Unidos a menos de tres semanas de que los estadounidenses elijan a su nuevo presidente - una maniobra calculada para llevar a los votantes a pensar sobre los últimos ocho años y el futuro.

La película es en parte drama, en parte sátira, pero el director de "JFK" y "Nixon" asegura que no se trata de hace sangre de Bush, y los críticos, por ahora, están de acuerdo. El veredicto final esperará al 17 de octubre a una de las películas más esperadas del otoño.

"Sea quien sea el que gane las elecciones, el impacto de Bush ha cambiado el mundo", declaró Stone a Reuters.

"Este hombre nos ha dejado con tres guerras - Irak, Afganistán y la guerra contra el terrorismo - y el legado de los ataques preventivos", apuntó.

"Estos son legados que perseguirán a su sucesor durante años. Es bueno para la gente, antes de las elecciones, pensar sobre quién eligieron hace años y sobre dónde estamos ahora mismo como país", añadió el ganador de tres Oscar.

Con Josh Brolin en el papel principal, "W." es una película poco habitual sobre un presidente en ejercicio hecha por un director cuyas películas han sido criticadas por mezclar realidad y ficción. Sin embargo, Stone dice que la gente verá que no hace un retrato partidista, como sus críticos podían esperar.

"No ha sido nuestra intención ser maliciosos ni juzgar a George W. Bush y su gobierno. Su gobierno y él hablan claramente por sí mismos", afirmó.

"GUANTANAMERO"   Continuación...

 
<p>Foto publicitaria del filme "W", 10 oct 2008. Estaba claro que el retrato que fuera a hacer Oliver Stone del presidente estadounidense George W. Bush en su nueva pel&iacute;cula iba a ser controvertido dada la conocida tendencia del director. Stone decidi&oacute; estrenar "W." en Estados Unidos a menos de tres semanas de que los estadounidenses elijan a su nuevo presidente - una maniobra calculada para llevar a los votantes a pensar sobre los &uacute;ltimos ocho a&ntilde;os y el futuro. REUTERS/Lionsgate Films/Handout (EEUU)</p>