18 de octubre de 2008 / 17:00 / hace 9 años

ENTREVISTA-Tony Curtis dice divorcio con Leigh afectó su carrera

4 MIN. DE LECTURA

Por Christian Wiessner

NUEVA YORK (Reuters) - Dicen que es duro terminar una relación, y la leyenda de la pantalla grande Tony Curtis asegura que las consecuencias de su fracaso matrimonial con la actriz Janet Leigh afectó su carrera de una manera en que nunca podrá ser reparada por completo.

Curtis, de 83 años, recordado por su buena apariencia y su destreza como un lotario de Hollywood tanto como por sus papeles en éxitos como "Sweet Smell of Success", "Some Like It Hot", "Spartacus" y "The Boston Strangler", escribió "American Prince", una memoria que rememora seis décadas en el mundo del espectáculo.

Curtis reconoció que sus actividades extramaritales eran bastante conocidas y dice que los papeles se tornaron mucho más difíciles de conseguir cuando la solidaridad pasó del lado de Leigh y de sus dos hijas, Kelly y la ahora actriz Jamie Lee.

"Había revistas de cine con titulares como 'Tony sale con adolescente y sus hijas están llorando'", dijo Curtis a Reuters.

"Si un matrimonio no funciona, ¿por qué te vas a quedar sentado?", se preguntó Curtis. "Pero ¿por qué era sacrificado de esa manera? ¿No tenía tanto derecho como cualquiera a buscar mi futuro y mi compañía de la manera que quería?", cuestionó.

Curtis señaló haber tenido peleas con amigos como Robert Wagner por lo que ellos veían como su maltrato a Leigh, y asegura que sólo él puede imaginar cómo cambió ante los ojos de los productores.

"A mucha gente no le gustó", recordó. "Lamento que lo tomaran de esa manera, pero no podía tragarme mis propias necesidades sólo para obtener buenos titulares en revistas", explicó el actor.

Nacido en Bernard Schwartz, en el barrio Bronx, el neoyorquino creció cerca de la pobreza y nunca perdió su acento urbano, pese a los esfuerzos de los profesores vocales de los estudios.

Su madre, diagnosticada como esquizofrénica, tenía comportamientos imprevisibles y a menudo violentos e indicó que su incesante persecusión de mujeres era una búsqueda de una madre sustituta.

"No había ninguna mujer en la que pudiera confiar, excepto las chicas de las que me enamoraba", confesó. "Ellas me dieron más seguridad como que la que nunca me dio mi madre. Esa consideración y entendimiento que nunca obtuve de ella", se lamentó Curtis.

Tras su llegada a Hollywood en 1948, una de las mujeres en las que Curtis se fijó fue la entonces desconocida Marilyn Monroe. "No podrías creer cómo se veía entonces. Tan pura y bella, con su pelo rojo tomado en una cola de pony", recordó con nostalgia.

Tuvieron un romance que duró meses, pero la demanda de las carreras de ambos ocasionó el fracaso de la relación.

Diez años después, ambos eran estrellas establecidas y compartieron pantalla en el éxito "Some Like It Hot".

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below