Polo en bicicleta en Londres: no es para gente elegante

miércoles 29 de octubre de 2008 19:19 GYT
 

Por Miles Johnson

LONDRES (Reuters) - En estacionamientos y canchas de fútbol de cemento a lo largo de Londres, ciclistas de todo tipo han transformado un símbolo de la clase acomodada británica en su sello propio de un deporte urbano extremo.

El polo en bicicleta reemplaza al caballo con el vehículo como montura, las canchas de pasto por el duro asfalto y la elegancia de un deporte disfrutado por la realeza y los ricos en un valiente pasatiempo urbano para todos con los nervios suficientes para unirse al loco tumulto.

Descartados están los cascos de montar, ropas elegantes y los corceles.

En el juego existen ruedas especialmente confeccionadas, cánticos al estilo de los gladiadores y una dosis saludable de contacto físico mientras dos de tres equipos usan improvisados mazos para golpear una pequeña pelota plástica entre los arcos fabricados con conos de tránsito.

No existe árbitro y hay pocas reglas, salvo que los jugadores sufran un castigo de "tiempo fuera" si sus pies dejan los pedales y tocan el suelo. El primer equipo en llegar a cinco goles gana.

Los primeros partidos en bicicleta de polo fueron, sin embargo, más tranquilos, jugados a fines del siglo XIX por la policía colonial británica en India que utilizaba el vehículo para practicar sus habilidades en el deporte cuando los caballos no estaban disponibles.

El bicipolo incluso se exhibió una vez como deporte en los Juegos Olímpicos de 1908.

Pero tras alcanzar la cúspide de su popularidad en Europa durante la década de 1930 decayó luego de la Segunda Guerra Mundial, sólo para resurgir entre las comunidades partidarias del uso de la bicicleta en Norteamérica y Europa durante la década de 1980.   Continuación...