Boy George comparece ante corte por privación ilegítima libertad

lunes 24 de noviembre de 2008 16:19 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El cantante Boy George esposó a un hombre a un muro de su casa en Londres tras acusarlo de intentar intervenir su computadora, de acuerdo a los documentos de su comparecencia ante una corte británica, al inicio de su juicio por cargos de privación ilegítima de libertad.

El otrora líder del grupo Culture Club, acusado bajo su nombre real, George O'Dowd, realizó un contacto con Audun Carlsen, de 29 años, a través de internet y ambos acordaron un encuentro para una sesión de fotografía pornográfica, de acuerdo a reportes de Press Association.

La corte real de Snaresbrook, en el este de Londres, escuchó el relato de cómo la reunión parecía ir bien hasta que O'Dowd comenzó a sospechar que Carlsen estaba interviniendo en su computadora.

Posteriormente ambos se separaron de buena manera y el cantante le pagó al joven 300 de las 400 libras esterlinas (596 dólares) que habían acordado.

Al pasar las semanas, la pareja intercambió correos electrónicos en los que el cantante acusaba a Carlsen de ingresar ilegalmente en su computadora y ambos discutieron acerca de sus fotografías desnudos.

En correos electrónicos posteriores, O'Dowd dijo que le gustaría ver a Carlsen sin ropa y acordaron encontrarse por segunda vez.

Fue durante ese encuentro que O'Dowd al parecer intentó "abordar el asunto con sus propias manos", como dijo la abogada de la fiscalía Heather Norton, y encadenó al joven.

Carlsen explicó que un segundo hombre ayudó a inmovilizarlo mientras O'Dowd lo golpeaba.

"George me abofeteaba, golpeaba y gritaba cosas", aclaró Carlsen.   Continuación...

 
<p>El cantante Boy George a la salida de la corte real de Snaresbrook en Londres, 24 nov 2008. Boy George espos&oacute; a un hombre a un muro de su casa en Londres tras acusarlo de intentar intervenir su computadora, de acuerdo a los documentos de su comparecencia ante una corte brit&aacute;nica, al inicio de su juicio por cargos de privaci&oacute;n ileg&iacute;tima de libertad. REUTERS/Andrew Winning</p>