Jim Carrey no piensa en un Oscar, sino en la gente

viernes 12 de diciembre de 2008 13:19 GYT
 

Por Raquel Castillo

MADRID (Reuters) - Para el actor Jim Carrey, acostumbrado a interpretar papeles cómicos, la presión de un Oscar no es lo que lo motiva a elegir un papel en un entorno habituado a premiar los roles dramáticos, sino los personajes y la gente que irá a ver sus películas.

"Los Oscar son cosas muy buenas que te suceden cuando el universo está a punto (...) No pienso que me lo merezca, ni trabajo para que suceda", aseguró el actor durante una rueda de prensa en Madrid, en plena promoción de su última película, "Di que sí".

"Suelo decir que mi vida fluye como un banquete y me siento muy bendecido. A mí, lo que me motiva es el papel, los personajes que participan y la gente que va a ver las películas. Eso (el Oscar) a mí no me motiva", afirmó.

Carrey, conocido por sus personajes excéntricos en "Ace Ventura" o "The Mask", interpreta en este filme a Carl, un hombre habituado a decir no a todo y que decide dar un giro a su vida acudiendo a un curso de autoayuda dirigido por un gurú interpretado por Terence Stamp ("Get Smart").

A partir de este momento, Carl se verá obligado a decir sí a las cosas más insospechadas, una actitud que le permitirá descubrir nuevas cosas e incluso encontrar el amor.

Para el director Peyton Reed ("The Break-Up" y "Down With Love") fue todo "un proceso científico" llegar a entender la mente de Carrey, que según aseguró cuenta con una "energía inagotable".

"Se le ocurren ideas, tienes que ser flexible, ya que parte de mi trabajo es que esas ideas se pueden llevar a cabo. Le gusta improvisar y es muy rápido", agregó el director en la conferencia.

Sin embargo, Carrey también conoce la satisfacción que producen los premios, ya que fue ganador de un Globo de Oro al mejor actor en 1999 por "The Truman Show" y de otro al año siguiente por "Man On the Moon", de Milos Forman.   Continuación...

 
<p>El actor estadounidense Jim Carrey a su llegada al estreno de la cinta "Yes Man" en Madrid, 11 dic 2008. Para el actor Jim Carrey, acostumbrado a interpretar papeles c&oacute;micos, la presi&oacute;n de un Oscar no es lo que lo motiva a elegir un papel en un entorno habituado a premiar los roles dram&aacute;ticos, sino los personajes y la gente que ir&aacute; a ver sus pel&iacute;culas. REUTERS/Susana Vera</p>