REENVIO-Protesta contra asesinatos en Río, a metros de Madonna

lunes 15 de diciembre de 2008 08:17 GYT
 

Por Julio Villaverde

RIO DE JANEIRO (Reuters) - Un área de la famosa playa de Copacabana fue cubierta el sábado por 16.000 cocos, como símbolo de los homicidios ocurridos en el estado de Río de Janeiro en los últimos dos años, cerca del lujoso hotel frente al que decenas de admiradores llamaban a gritos a Madonna.

"Vergüenza" decía en portugués, español, inglés y francés una pancarta sostenida en la calzada de la avenida costanera Atlántica, frente al espacio de playa en que se colocaron los cocos al salir el sol, con una gran cruz negra en el medio.

La manifestación se extendió hasta después del mediodía, cuando se presentaron familiares de víctimas de la violencia, en un acto observado de paso por personas que caminaban, trotaban o andaban en bicicleta por una ciclovía adyacente.

A unos 200 metros, frente al Hotel Copacabana Palace, decenas de admiradores gritaban "¡Madonna!, ¡Madonna!", mientras observaban anhelantes las ventanas del clásico edificio blanco donde se aloja la cantante pop.

"!Que emoción!, pensar que Madonna está tan cerca", repetía un voluminoso cuarentón a un compañero mientras sostenía en posición de disparo una máquina fotográfica.

Personas de todas las edades desafiaban el calor del mediodía, en una jornada nublada y con escasos bañistas en la famosa playa, mientras se agrupaban y sacaban por turnos fotos para registrar su presencia en el "histórico" momento.

Un barbudo muchacho dormía su borrachera en la vereda, con una botella entre sus piernas, aparentemente tras una larga madrugada.

Pero Madonna, que llevará su espectáculo musical horas más tarde al legendario Estadio Maracaná, parecía estar lejos de aparecer.   Continuación...

 
<p>La cantante estadounidense Madonna se presenta en su "Sticky and Sweet" en R&iacute;o de Janeiro, 14 dic 2008. Un &aacute;rea de la famosa playa de Copacabana fue cubierta el s&aacute;bado por 16.000 cocos, como s&iacute;mbolo de los homicidios ocurridos en el estado de R&iacute;o de Janeiro en los &uacute;ltimos dos a&ntilde;os, cerca del lujoso hotel frente al que decenas de admiradores llamaban a gritos a Madonna. REUTERS/Sergio Moraes (BRASIL)</p>