La Opera busca adaptarse en medio crisis económica EEUU

sábado 20 de diciembre de 2008 05:57 GYT
 

Por David Storey

WASHINGTON (Reuters) - Antes de cada interpretación de "La Boheme" de Puccini en la Opera de San Francisco, el director de la compañía David Gockley aparece desde el interior del telón para entregarle un mensaje lúgubre al público.

Gockley les dice que quiere "atender todas sus preocupaciones sobre cómo se estaba viendo afectada la Opera de San Francisco por el tumultuoso estado de la economía".

Los fanáticos de la ópera podían esperar "una menor cantidad y menos elaboradas producciones", anuncia el director.

El telón luego se levanta sobre una buhardilla parisina venida a menos donde un empobrecido escritor, Rodolfo, quemaba en la estufa una copia de su obra inédita para protegerse él y a sus amigos del frío.

La miseria de los personajes en escena no es algo que los 3.000 miembros del acomodado público de San Francisco, o los millones de aficionados a la ópera de todo Estados Unidos, probablemente vivan en carne propia.

Pero la crisis económica que envuelve al mundo se está sintiendo incluso en las más grandiosas salas de ópera de Estados Unidos, dando lugar a recortes e incluso a cierres después de décadas de crecimiento.

En un negocio que se planea con años de antelación, los efectos podrían demorar mucho en dejar de sentirse.

Con 58 años de antigüedad, la Opera de Baltimore se declaró en bancarrota y canceló sus producciones restantes, Chatanooga Opera Company en Tennessee suspendió sus producciones y Opera Pacific, en Santa Ana, California, cerró sus puertas.   Continuación...