Oso polar de Berlín opta por carne en lugar de intruso

lunes 22 de diciembre de 2008 15:38 GYT
 

BERLIN (Reuters) - Un hombre de 37 años se trepó el lunes a una cerca para entrar en el recinto del famoso oso polar de Berlín, pero logró escapar ileso gracias a que los guardias distrajeron al animal con un pedazo de carne, informó la policía

"El hombre dijo que pensó que el oso polar estaba triste y solitario y que quería darle compañía", dijo la portavoz de la policía, Miriam Tauchmann. "Tuvo mucha suerte de que no le ocurriera nada malo con semejante acto de insensatez", agregó.

Knut, quien alguna vez fue un tierno cachorro huérfano que cautivó a los amantes de los animales alrededor del mundo, tiene dos años y es un depredador adolescente de 200 kilos. Fue criado por el cuidador del zoológico, Thomas Doerflein, luego de ser rechazado por su madre en el parto.

Knut ha estado en cautiverio sólo desde la muerte de Doerflein, por causas naturales, en septiembre.

Tauchmann dijo que el zoológico había presentado cargos por intromisión en la propiedad privada y que el hombre fue liberado en espera de mayores investigaciones. El se subió al cerco y aterrizó en una zanja llena de agua en el borde del recinto del oso.

Luego ignoró las órdenes de los guardias para abandonar el lugar, mientras Knut fue atraído a su cueva por un pedazo de carne, permaneciendo 20 minutos en el lugar.

El sujeto se negó a recibir tratamiento médico y se sospechaba que tenía hipotermia cuando fue liberado.

Knut ha aumentado los ingresos del zoológico al atraer a millones de visitantes y por las ventas de mercancías, que van desde juguetes suaves y DVD, hasta libros y dulces.

(Reporte de Erik Kirschbaum, Reuters messaging: erik.kirschbaum.reuters.com@reuters.net, Mesa de edición en español +56 2 4374406))

 
<p>Foto de archivo de Knut, oso polar del zool&oacute;gico de Berl&iacute;n, durante la celebraci&oacute;n de su segundo cumplea&ntilde;os, 5 dic 2008. Un hombre de 37 a&ntilde;os se trep&oacute; el lunes a una cerca para entrar en el recinto del famoso oso polar de Berl&iacute;n, pero logr&oacute; escapar ileso gracias a que los guardias distrajeron al animal con un pedazo de carne, inform&oacute; la polic&iacute;a REUTERS/Johannes Eisele</p>