Empleados y ejecutivos japoneses rezan para sobrevivir el 2009

lunes 5 de enero de 2009 08:02 GYT
 

TOKIO (Reuters) - Vestidos con trajes y chaqueta, miles de empleados y ejecutivos confluyeron el lunes en un santuario de Tokio dedicado al comercio, rezando a su dios para conservar los negocios a flote en un nuevo año con lúgubres perspectivas económicas.

Hombres y mujeres de negocios esperaron pacientemente bajo el frío del primer día laboral del 2009 para acercarse al altar del santuario de Kanda Myojin, levantado hace 1.300 años y dedicado al dios del comercio Ebisu-Sama.

"El pasado año fue en verdad un año duro para las inmobiliarias, y muchas compañías han desaparecido. Pero estamos decididos a sobrevivir", dijo Toshikatsu Takehara, un gerente comercial inmobiliario de 34 años que estaba rezando en el santuario.

Los fieles en el lugar sagrado aplaudían al llegar al altar, cerraban los ojos e inclinaban la cabeza para rezar, mientras de fondo se escuchaba el sonido de las monedas cayendo en la caja de donativos.

La caja de donativos del santuario, rellena con monedas de un yen, frente a los generosos donativos de billetes de 1.000 ó 10.000 yenes del pasado, parecía reflejar el sentimiento de muchos trabajadores y sus empresas, forzados a apretarse los cinturones ante la grave situación económica.

"Igual que todos nuestros clientes que están en apuros, no podemos gastar tan profusamente como solíamos", dijo Sachiko Ishii, una secretaria de 34 años.

La previsión económica en Japón, un país eminentemente exportador, es sombría, con una caída récord de la producción industrial en noviembre y una reducción del mercado laboral que amenazan con aplastar el consumo y con una caída de precios.

(Reporte de Toshi Maeda; Traducido por Servicio Online de Madrid)

 
<p>Visitantes ofrecen plegarias en el primer d&iacute;a de negocios del 2009 en el templo Kanda Myojin en Tokio, 5 ene 2008. Vestidos con trajes y chaqueta, miles de empleados y ejecutivos confluyeron el lunes en un santuario de Tokio dedicado al comercio, rezando a su dios para conservar los negocios a flote en un nuevo a&ntilde;o con l&uacute;gubres perspectivas econ&oacute;micas. REUTERS/Yuriko Nakao</p>