¿Podemos reducir el amor a una píldora? Tal vez, dicen expertos

miércoles 7 de enero de 2009 16:25 GYT
 

Por Maggie Fox, Editora de Ciencia y Salud

WASHINGTON (Reuters) - ¿Podría una píldora o unas gotas para la nariz salvar un matrimonio? Tal vez, de acuerdo a un investigador que está estudiando la base química para entender la más complicada de todas las emociones: el amor.

Larry Young dice que su última búsqueda no resultará en una poción de amor de alta tecnología, pero podría aclarar muchas cosas acerca de ciertas enfermedades como el autismo -que afecta la capacidad de forjar relaciones sociales-, estudiando los químicos que están involucrados en las emociones.

"Algunos biólogos podrían ser capaces en poco tiempo dereducir ciertos estados mentales asociados al amor a una cadena de eventos bioquímicos", dijo en una nota escrita para la revista "Nature" Young, del Centro de Investigación Nacional del Primate de la Universidad Emory, en Atlanta

Su estudio con ratas de pradera ha mostrado que una rápida dosis de la hormona correcta puede alterar drásticamente las relaciones.

Los roedores son un buen modelo para las relaciones humanas, indicó Young. A diferencia de otros animales, conforman parejas para toda la vida y pasan su juventud juntas.

Pero su comportamiento es fácil de modificar, aclara Young.

"Es una reacción química. Al menos en las ratas, sabemos que si uno toma una hembra, la pone junto a un macho e inyecta su cerebro con oxitocina, ella intentará rápidamente vincularse con el macho", explicó el investigador en una entrevista telefónica.

Al quitarle sus niveles naturales de oxitocina -una hormona que participa en los vínculos sociales, laborales y de cuidado- la hembra rechaza al macho como compañero, sin importar cuántas veces copulen juntos.   Continuación...