Grandiosa "Ciudad de la Música" provoca discordia en Río

sábado 10 de enero de 2009 07:27 GYT
 

Por Stuart Grudgings

RIO DE JANEIRO (Reuters) - A primera vista, la "Ciudad de la Música" parece estar en perfecta armonía con Río de Janeiro, la capital del Carnaval brasileño.

La enorme sala de conciertos, uno de los proyectos arquitectónicos más ambiciosos desde que la capital Brasilia fue construida desde cero en la década de 1950, se sitúa con vista a las montañas de Río y hacia las olas que rompen sobre las playas cercanas.

La música sólo tiene al fútbol como rival entre las pasiones de los cariocas, los residentes de Río de Janeiro. De modo que ¿Cómo podría no ser un éxito un majestuoso santuario a la canción, tan grande como el estadio de fútbol Maracaná?

Para muchos cariocas, sin embargo, la noche inaugural del centro hace dos semanas, al son de Mozart y Johann Strauss, fue una fuente de enojo en vez de orgullo.

Sus partidarios dicen que el edificio, que costó 518 millones de reales (220 millones de dólares) y que todavía está a seis meses de ser terminado, ayudará a Río a recuperar su lugar como capital cultural, con un edificio icónico como el Opera House de Sidney.

Pero los excesos presupuestarios, una ubicación cuestionada y el marcado contraste entre el grandioso proyecto y los serios problemas del crimen, el transporte y la salud de Río, han alejado a muchos amantes de la música de la mayor sala de conciertos de América Latina.

En una ciudad donde dominan la samba, el bossa nova y otros sonidos brasileños, muchos cuestionan la decisión de gastar el equivalente a cinco por ciento del presupuesto de la ciudad para el 2009 en un centro donde dominarán la música clásica y la ópera.

"'La Ciudad de la Música' es un bloque de concreto que costará una horrorosa cantidad de dinero para nosotros los cariocas y que no aportará los beneficios que la población necesita", dijo Marcos dos Santos, de 38 años, un profesor de gimnasia y baile.   Continuación...