10 de enero de 2009 / 12:43 / hace 9 años

Grandiosa "Ciudad de la Música" provoca discordia en Río

6 MIN. DE LECTURA

Por Stuart Grudgings

RIO DE JANEIRO (Reuters) - A primera vista, la "Ciudad de la Música" parece estar en perfecta armonía con Río de Janeiro, la capital del Carnaval brasileño.

La enorme sala de conciertos, uno de los proyectos arquitectónicos más ambiciosos desde que la capital Brasilia fue construida desde cero en la década de 1950, se sitúa con vista a las montañas de Río y hacia las olas que rompen sobre las playas cercanas.

La música sólo tiene al fútbol como rival entre las pasiones de los cariocas, los residentes de Río de Janeiro. De modo que ¿Cómo podría no ser un éxito un majestuoso santuario a la canción, tan grande como el estadio de fútbol Maracaná?

Para muchos cariocas, sin embargo, la noche inaugural del centro hace dos semanas, al son de Mozart y Johann Strauss, fue una fuente de enojo en vez de orgullo.

Sus partidarios dicen que el edificio, que costó 518 millones de reales (220 millones de dólares) y que todavía está a seis meses de ser terminado, ayudará a Río a recuperar su lugar como capital cultural, con un edificio icónico como el Opera House de Sidney.

Pero los excesos presupuestarios, una ubicación cuestionada y el marcado contraste entre el grandioso proyecto y los serios problemas del crimen, el transporte y la salud de Río, han alejado a muchos amantes de la música de la mayor sala de conciertos de América Latina.

En una ciudad donde dominan la samba, el bossa nova y otros sonidos brasileños, muchos cuestionan la decisión de gastar el equivalente a cinco por ciento del presupuesto de la ciudad para el 2009 en un centro donde dominarán la música clásica y la ópera.

"'La Ciudad de la Música' es un bloque de concreto que costará una horrorosa cantidad de dinero para nosotros los cariocas y que no aportará los beneficios que la población necesita", dijo Marcos dos Santos, de 38 años, un profesor de gimnasia y baile.

Creación del poco popular alcalde de Río, Cesar Maia, el edificio de 94.000 metros cuadrados en la zona de la playa Barra de Tijuca es impresionante en escala y estilo.

Su recinto principal, que puede ser convertido a una sala de ópera, tiene espacio para 1.800 personas y se encuentra entre las placas horizontales del techo y una terraza pública que da acceso a cines, restaurantes y aulas. Como estará rodeada por un gran parque, es similar a una enorme casa ventilada sobre zancos.

Criticas Al Proyecto

El arquitecto francés Christian de Portzamparc creó el espacio para "democratizar" la experiencia de las personas, como si se lo estuviera viendo desde la icónica Montaña del Corcovado o desde la estatua Cristo Redentor.

"Pienso que la gente vendrá aquí por una hermosa curiosidad infantil por descubrir", declaró a Reuters Portzamparc, quien también diseñó el popular centro "Ciudad de la Música" en París.

El distrito de "La Barra", una colección relativamente estéril de condominios y centros comerciales que están hasta una hora de auto desde el centro de Río, ha atraído a muchos cariocas adinerados en busca de reparo de la violencia y otros problemas de la ciudad.

Quienes lo respaldan dicen que el centro le dará espacio público a la zona y aportará una atracción cultural al alcance del norte y oeste pobres de Río, que cargan con el peso de los problemas de la ciudad.

"Pienso que si se mantiene bien y hay programas interesantes, gozará de vida porque la música y la danza son importantes en Brasil", agregó el arquitecto.

Pero reportes sobre el aumento de los costos han ayudado a que el edificio se convierta en objeto del ridículo de los medios y en una plataforma política para ganar votos entre los candidatos a reemplazar a Maia en las elecciones de octubre.

Medios locales han informado que el presupuesto aumentó más de seis veces de sus 80 millones de reales iniciales, si bien lo funcionarios de la ciudad lo niegan, diciendo que la cifra inicial sólo era una parte del proyecto.

"Los cariocas son muy críticos. Se puede decir que es una parte de su ADN", señaló el secretario de cultura de Río, Ricardo Macieira, agregando que el centro afirmaría la "identidad internacional" de la ciudad.

Portzamparc asegura que el presupuesto casi se duplicó, mayormente debido a los retrasos causados por la organización de los Juegos Panamericanos de Río en el 2007, que dieron lugar a una carrera por terminar el edificio con 3.000 obreros trabajando las 24 horas.

Maia, cuyo mandato termina en enero, también fue muy criticado por gastar más de 1.000 millones de dólares en los juegos.

(1 dolar = 2,35 reales)

Editado por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below