22 de enero de 2009 / 18:26 / hace 9 años

Prueba de ADN determinaría los problemas de visión de Galileo

<p>La tumba del astr&oacute;nomo Galileo Galilei en la bas&iacute;lica de Santa Croce en Florencia, 22 ene 2009. Cient&iacute;ficos italianos y brit&aacute;nicos quieren exhumar el cuerpo del astr&oacute;nomo del siglo XVI Galileo y someterlo a pruebas de ADN para determinar si sus graves problemas de vista podr&iacute;an haber afectado alguno de sus descubrimientos.Marco Bucco</p>

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) - Científicos italianos y británicos quieren exhumar el cuerpo del astrónomo del siglo XVI Galileo y someterlo a pruebas de ADN para determinar si sus graves problemas de vista podrían haber afectado alguno de sus descubrimientos.

Los científicos dijeron a Reuters el jueves que las pruebas de ADN ayudarían a responder algunas cuestiones sin resolver sobre la salud del hombre considerado como el padre de la astronomía, a quien el Vaticano condenó por enseñar que la Tierra gira alrededor del Sol.

"Si supiéramos exactamente lo que estaba mal en sus ojos, podríamos usar modelos informáticos para recrear lo que vio en su telescopio", dijo Paolo Galluzzi, director del Museo de Historia y Ciencia de Florencia, la ciudad en la que Galileo está enterrado.

Se sabe que Galileo, que vivió entre 1564 y 1642, tuvo problemas esporádicos en los ojos durante la segunda parte de su vida y que en sus últimos dos años estaba totalmente ciego.

"Hubo períodos en los que veía muy bien y períodos en los que no veía muy bien", declaró el doctor Peter Watson, presidente de la Academia Oftalmológica Internacional y asesor del Hospital Universitario de Addenbrooke, en Cambridge.

Watson, que ha estudiado la escritura, cartas y retratos del astrónomo, sospecha que podría haber tenido miopía unilateral, uveítis -una inflamación de la capa media del ojo- o una enfermedad llamada glaucoma de ángulo cerrado.

El científico cree que Galileo no contrajo sus problemas oculares mirando al sol sino por una enfermedad sistémica, como un ataque que padeció cuando era joven y que lo dejó temporalmente sordo y hemorragias y artritis tan graves que lo mantenían postrado en cama durante semanas.

Galileo sufrió estrés sobre todo cuando la Inquisición lo juzgó por herejía, ya que la teoría de Copérnico que apoyaba entraba en conflicto con la Biblia.

¿UN ERROR DE UN GENIO?

Uno de los "errores" que cometió Galileo, que Galuzzi sospecha que podría haber sido atribuido a su mala visión, es que creía que Saturno no era perfectamente redondo sino que podría tener una cara irregular y abultada.

Con su telescopio de potencia 20 y los ojos en mal estado podría haber confundido el anillo gaseoso de Saturno y conjeturar que estaba formado por un planeta con dos lunas como satélites.

"Esto fue probablemente una combinación de errores. A lo mejor esperaba encontrar satélites y su vista podría haber contribuido a alguna confusión (...) Una prueba de ADN nos permitirá determinar en qué medida la patología del ojo podría haberle 'engañado'", afirmó Galluzzi.

"Si descubrimos la enfermedad que sufría, podemos formular un modelo matemático que simula los efectos que habría tenido en lo que vio y usando el mismo tipo de telescopio que utilizó podemos acercarnos a lo que vio en realidad", agregó.

Galileo fue enterrado en la Basílica de la Santa Cruz de Florencia unos 100 años después de su muerte. Antes, sus restos estuvieron escondidos en el cuarto de un campanario porque la iglesia se oponía a enterrarlo.

Sus huesos fueron guardados junto a los de uno de sus discípulos, Vincenzo Viviani, y los de una mujer anónima.

Galluzzi y los demás creen que los restos pertenecen a la más querida de los tres hijos ilegítimos de Galileo, la hermana María Celeste, una monja que murió a los 33 años. La prueba de ADN determinaría si es su hija.

El científico señaló que estaba esperando el permiso de la iglesia para exhumar el cuerpo y que después formaría un comité de historiadores, científicos y médicos para supervisar el proyecto.

Reporte de Philip Pulella; Traducido por Raquel Castillo en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below