Maestros del feng shui dicen año del buey traerá preocupaciones

viernes 23 de enero de 2009 12:20 GYT
 

Por James Pomfret

HONG KONG (Reuters) - Aún más temores económicos y mayores conflictos figuran en el año del buey del calendario lunar chino, de acuerdo a respetados adivinos, quienes también auguran que no todo terminará en tristeza.

Los residentes de Hong Kong, centro financiero asiático conocido por sus costumbres capitalistas, recurren a sus tradicionales maestros del feng shui y adivinadores que predicen el futuro, entregan consejos a inversionistas y ayudan a que los simples mortales comprendan su destino.

El año del buey, que comienza el lunes, podría ser otro período difícil para todos, incluyendo al presidente estadounidense, Barack Obama.

"El año del buey será un año de fuego de número nueve", dijo Raymond Lai, un vidente de la ciudad. "Y el color es el morado, por lo que el fuego será muy intenso (...) esto podría traer desastres de fuego para la guerra, conflictos raciales y cosas como esas", agregó.

Alion Yeo ve mayores cambios sísmicos en los mercados financieros mundiales en mayo o junio de este año.

"Habrá otra crisis importante, la burbuja explotará nuevamente en Estados Unidos y será peor que el año pasado", dijo Yeo, cuya clientela incluye a banqueros y celebridades.

Peter So, un gurú de cabello largo, estrella de sus propios programas televisivos y cuyos libros llenan las librerías de Hong Kong, también estima que el 2009 continuará atrapado en un ciclo negativo.

Sin embargo, So, quien entremezcla términos del feng shui con la rápida jerga de un corredor de bolsa, ve un año en alza para el sector bancario, de exportación, turismo y de acciones debido a su asociación con el "agua".   Continuación...

 
<p>Trabajadores descargan un adorno en la forma de un buey para las celebraciones del a&ntilde;o nuevo chino en Shangh&aacute;i, 23 ene 2009. A&uacute;n m&aacute;s temores econ&oacute;micos y mayores conflictos figuran en el a&ntilde;o del buey del calendario lunar chino, de acuerdo a respetados adivinos, quienes tambi&eacute;n auguran que no todo terminar&aacute; en tristeza. REUTERS/Nir Elias (CHINA)</p>