Roban joyas en casa de ex esposa de Sarkozy, Cecilia, en Francia

jueves 29 de enero de 2009 10:05 GYT
 

PARIS (Reuters) - Ladrones entraron este mes en la casa de la ex esposa del presidente francés Nicolas Sarkozy y robaron joyas valoradas en unos 500.000 euros (654.000 dólares), dijeron el jueves fuentes de la policía.

Cecilia Attias, quien se divorció de Sarkozy en el 2007 sólo meses después de que asumiera como presidente, se casó posteriormente con el ejecutivo de relaciones públicas Richard Attias.

Fuentes de la policía dijeron que los ladrones entraron por la fuerza en su lujosa casa, situada en un barrio de las afueras de París, hace unos días, pero los investigadores no han podido interrogarla aún porque se encontraría en Dubai, donde su marido dirige un negocio de promoción de eventos.

La relación de Sarkozy con su ex mujer fue turbulenta, marcada por una separación muy pública en el 2005, cuando Cecilia le abandonó brevemente por Attias.

Posteriormente volvieron a estar juntos, pero la aversión de Cecilia por la vida oficial se volvió más pronunciada tras la victoria electoral de Sarkozy en el 2007, y la pareja se separó oficialmente en octubre de ese mismo año después de 11 años de matrimonio.

Meses después, Sarkozy se casó con la ex supermodelo Carla Bruni.

Una notoria amante de la moda que tuvo una considerable influencia política antes de separarse de Sarkozy, Cecilia parece estar volviendo a la actualidad mediática y actualmente aparece en la portada de al menos dos revistas en quioscos de París.

(1 dólar estadounidense = 0,7645 euro)

(Escrito por James Mackenzie; Traducido por Blanca Rodríguez en la Redacción de Madrid)

 
<p>Cecilia Attias, ex esposa del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, sostiene un premio en la ceremonia de Mena Cristal en Faraya, en L&iacute;bano, 28 ene 2009. Ladrones entraron este mes en la casa de la ex esposa del presidente franc&eacute;s Nicolas Sarkozy y robaron joyas valoradas en unos 500.000 euros (654.000 d&oacute;lares), dijeron el jueves fuentes de la polic&iacute;a. REUTERS/Assaad Daw</p>